Análisis de la EPA: Menos paro a costa de más precariedad

Análisis de Economistas Frente a la Crisis de la EPA 3º TRIMESTRE 2016

El desempleo se reduce mediante la estrategia de la creación de empleo precario, y se ‘cronifica’ y enquista cada vez más.

Los datos que ha dado a conocer el INE, junto a otros relativos al mercado al mercado de trabajo español procedentes de otras fuentes estadísticas, ponen de manifiesto los dos rasgos más importantes de la situación: primero, que el paro está descendiendo de la mano de una estrategia predeterminada de creación de empleo precario y de la caída de la población activa, y segundo, que el desempleo de los que permanecen en el paro se hace cada vez más crónico, desigual y desprotegido.

En efecto, el empleo crece y, en este trimestre incluso su tasa de crecimiento se reanima ligeramente (sumando 226.500 ocupados más y pasando del 2,43 al 2,65%), dentro de un marco de previsiones que indican una muy probable ralentización progresiva del mismo a lo largo de los próximos trimestres, debido al debilitamiento de la economía mundial y a las incertidumbres económicas generales.

El empleo asciende hasta las 18.527.500 personas, que es la cifra más alta desde el segundo trimestre de 2011, aunque aun así es inferior en 2,2 millones a la anterior a la crisis.

Pero todos los datos ponen de manifiesto de forma continua que el proceso de creación de empleo es el resultado de la estrategia de creación de empleo precario como eje central de la política económica.

El empleo está creciendo de la mano de la precariedad y de los bajos salarios causados por la devaluación de estos como consecuencia de las medidas de desregulación del mercado de trabajo implantadas por las reformas laborales de los últimos años. Así lo constatan los datos siguientes:

  • El aumento de la precariedad laboral acelera la creación de empleo. En este trimestre, la totalidad del empleo que se ha creado ha sido temporal. Los indefinidos han caído en 29.000, y los temporales han crecido 245.000. La temporalidad suele ser habitual en los terceros trimestres, pero se ha agudizado este año.

El empleo indefinido crece a un ritmo anual del 1,9% (una décima menos que en el segundo trimestre) mientras que el temporal lo hace al 6,2% (siete décimas más que en el segundo).

3epa2016

  • La tasa de temporalidad ha crecido en 1,23 puntos porcentuales (el mayor incremento en un tercer trimestre desde 1989, más de 25 años, y uno de los mayores de cualquier trimestre), hasta el 27% de los asalariados.
  • El empleo a tiempo parcial que, aunque baja en este tercer trimestre en 104.000 personas por un probable trasvase de empleo temporal a jornada parcial hacia temporal a jornada completa, supone el 14,6% de todo el empleo y mayoritariamente rechazado por los trabajadores (seis de cada diez, la proporción más elevada de Europa).
  • El empleo crece en los servicios (especialmente en los de menor valor añadido) y muy poco en la industria: en el último año, más de 400.000 en los servicios frente a un práctico estancamiento en la industria, donde solo crece en 12.000 personas (33 veces más en las actividades terciarias).
  • Asimismo, otras fuentes estadísticas indican que:
    • el empleo más demandado se corresponde con las ocupaciones de muy débil cualificación (peones de diversas actividades, camareros, ayudantes y resto de ocupaciones de ínfima cualificación).
    • la rotación en el empleo (entradas y salidas continuas del empleo al paro y viceversa) se acelera reduciendo la duración media de los contratos.
    • Los salarios de las categorías de retribuciones más bajas, los menos cualificados, continúan el proceso de devaluación

3epa20163

Junto al crecimiento de la ocupación y del tipo de empleo creado, el paro se reduce porque continúa cayendo la población activa:

  • Durante los últimos cinco trimestres si excepción la población activa ha venido reduciéndose.
  • Aunque sigue produciéndose, en este trimestre la caída interanual se ha suavizado hasta un 0,22%.
  • La entrada de jóvenes al mercado laboral ha sido algo más elevada que el año anterior, lo que ha más que compensado el mayor número de salidas hacia la inactividad de los mayores de 60 años.
  • El abandono de la población activa por parte de las personas extranjeras, aunque se atenúa, aún asciende a 52.000, muy superior al tenue crecimiento de los activos españoles.

En cuanto a los desempleados, se reduce su número en 253.900 personas, y se sitúa en 4.320.800. Es una reducción trimestral muy notable, aunque inferior a la registrada en 2015 (-298.200). Esos más de cuatro millones permanecen la mayoría a la espera de que lleguen hasta ellos los empleos precarios y unas por el momento inexistentes Políticas Activas de Empleo, por lo que una gran parte de esos 4,3 millones de desempleados permanecen enquistados en el paro, sin prestaciones ni oportunidades:

  • La tasa de paro se reduce 1,09 puntos, y se sitúa en el 18,91%, la menor desde el cuarto trimestre de 2009.
  • No obstante, sigue habiendo 2,5 millones de parados más que en el tercer trimestre de 2007, antes de la recesión.
  • El número de parados de larga duración (más de un año buscando empleo) cae en 216.100, y la proporción de paro de larga duración se reduce 1,6 puntos, hasta el 56,6%. Aún son 2.446.400 desempleados.
  • Los parados que llevan más de dos años buscando empleo se han reducido también, pero solo en 148.400, y siguen siendo 1.811.200. La tasa de paro de muy larga duración se ha reducido nueve décimas, pero sigue siendo muy elevada, el 41,9%, cuatro de cada diez.
  • Aunque se ha reducido, hay un volumen importante de hogares, 666.600, sin ningún perceptor de ingresos.
  • Y La tasa de cobertura media de las prestaciones por desempleo en 2016 es solo del 55%.

Como dato positivo, a este respecto, el número de hogares con todos sus miembros en paro se ha reducido en 55.500. Ahora son 1.438.300. En el último año se han reducido un 8,6

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *