Skip to content
Medio asociado a eldiario.es

De como Madrid “construye” España: el modelo metropolitano extractivo de Ayuso

Share

 Lo mismo que en las elecciones de EEUU se juega, de algún modo, el futuro del mundo y en las de Alemania el futuro de Europa, en estás elecciones de Madrid se juega buena parte del futuro de España.

 

Los tímidos pasos iniciados por el bloque de gobierno hacia una reconstrucción federal del modelo autonómico, el reequilibrio y vigorización de lo público (sanidad, educación e investigación) y un salto adelante en el modelo productivo pueden verse afectados si los resultados del 4 de mayo propician una restauración ultra-conservadora de la mano de un PP galvanizado por el nuevo madrileñismo centralista y cañí.

 

Pablo Iglesias acertó al dar altura a unas candidaturas que la izquierda lleva años sin cuidar. Pero la “batalla de Madrid” es mucho más que fascismo/antifascismo, requiere un proyecto más elaborado que sitúe en su justa dimensión lo que nos jugamos. La derecha, en cambio, más que nos pese, muestra más coherencia en sus planteamientos tácticos y estratégicos, con más de 25 años construyendo una región a su medida.

 

El “madrileñismo” de Ayuso busca pasar a la ofensiva para contrarrestar la incomodidad y el desapego, sordo pero creciente, existente en las diferentes comunidades autónomas (muchas de ellas gobernadas por el PP) con el comportamiento ventajista de Madrid. Con su apelación a “la libertad” pretende adobar como deseable un modelo de metropolización centralista que succiona negocios, rentas y talento de buena parte de España.

 

Se trata de un nuevo salto en el modelo lanzado por Esperanza Aguirre al que incorpora todos los tópicos de la jactancia castellana y la arrogancia chulesca atribuidas al madrileño para galvanizar los sentimientos de diversas capas urbanas favorecidas por una renta de situación y una coyuntura determinada, que mira con desdén al resto (cuando se digna a mirarlo).

 

Pero, al tiempo, es un discurso que engancha con tendencias de fondo: de un lado, cabalga sobre la propensión estructural del nuevo capitalismo financiero y de servicios a favorecer a las grandes capitales que ha permitido a Madrid superar a Barcelona en tamaño económico. De otro, se soporta en un modelo urbano extenso con diversos cinturones de autopistas, que facilita el acceso a los nuevos ensanches desarrollados en los últimos 20 años, que, siguiendo el modelo norteamericano, satisfacen una aspiración de clase media de pisos con piscina, impuestos bajos y colegios concertados.

 

La España que construye Madrid.

 

Cuando Isabel Diaz Ayuso insiste en que “Madrid es España” lo que reivindica es que España se construya desde Madrid, siguiendo un modelo de crecimiento que tiene claramente tintes extractivos sobre los recursos de otras CCAA  y se fundamenta en lógicas económicas, privilegios institucionales  y dumping fiscal.

Conviene desarrollar en qué consiste ese modelo.

 

1- Las capitales europeas aceleran el efecto aspiradora de la riqueza de sus países. Este expresivo titular explica perfectamente como la acumulación de recursos privados en Madrid, (y en mucha menor medida en Barcelona), forma parte de un proceso de metropolización que favorece a las grandes capitales de Europa y de todo el mundo. Todas ellas cabalgan a favor de la nueva ola de acumulación de capital típica del nuevo capitalismo financiero, urbano y de servicios, que concentra las sedes de las grandes corporaciones en torno al centro político y económico de los países.

 

2- La España vaciada es la contrapartida. Pero ese vaciamiento no se limita al despoblamiento de la España rural un proceso asociado a la urbanización acelerada de los años 60 y 70. El despoblamiento que conlleva la metropolización afecta ahora a ciudades importantes que son cabeceras del desarrollo regional. En las dos últimas décadas se ha triplicado el flujo neto de población desplazada desde Valencia y Sevilla a Madrid y se ha duplicado el procedente de Zaragoza o Pamplona. Grandes ciudades con una renta alta que pierden población porque no pueden ofrecer los empleos que solo existen en la capital del país, lo que significa que el vaciamiento de España empieza a afectar a las provincias y ciudades más prósperas. (ver detalles de los flujos aquí).

 

3- La cuestión es que Madrid (y en mucha menor medida Barcelona) ya no atrae a población campesina sin estudios, sino que se lleva a la población clave, los jóvenes cualificados, un cambio crucial que define el perfil viciado de las nuevas relaciones territoriales caracterizada por una fuga de cerebros. La descapitalización humana de las zonas vaciadas agudiza las carencias de productividad de su modelo productivo mientras alimenta los procesos de acumulación en las áreas metropolitanas receptoras. El 40% de los empleos de alto nivel tecnológico creados en España en la última década se concentran en la Comunidad de Madrid (ver aquí). Ese rasgo la permite consolidarse como una economía de servicios de alto valor, con un porcentaje de ocupaciones de cuello blanco altamente cualificadas, que supera el 48%, a mucha distancia de Euskadi (36,6%), Catalunya (34,7%), Cantabria (34,5%) y Navarra (34,1%).

Cuando Isabel Diaz Ayuso afirma que “todos los españoles están deseando venirse aquí a vivir, estudiar y emprender» expresa la voluntad declarada de Madrid de fagocitar el talento del resto de las CCAA  después de gastar alrededor de un 15% de su presupuesto en la formación de sus jóvenes. Una circunstancia que se mueve desde una lógica perversa: cuanta más inversión en formación realiza una región  más fuga de cerebros y más descapitalización del talento sufre.

4- A esa creciente capacidad de atracción de recursos y riquezas hay que añadirle los privilegios institucionales que comporta la capitalidad. No es solo el efecto de concentrar 150.000 funcionarios estatales que trabajan en departamentos de industria, agricultura, pesca, turismo… que deberían estar repartidas en las comunidades competentes en esos sectores siguiendo una lógica federal, de la que Alemania es ejemplo. El problema es que esa concentración burocrática alimenta unas prácticas que multiplican otras ventajas añadidas como, por ejemplo, que, según datos del IVIE, el sector público estatal haya adjudicado el 59% de los contratos a empresas de la capital entre 2012 y 2019.

5- Añádase, por último, la competencia derivada del uso del dumping fiscal y obtenemos el dibujo completo del modelo extractivo metropolitano que subordina el despegue del resto de las CCAA.

Es evidente que si Madrid tuviera un estatuto de capital federal  estaría obligada a ser ejemplo de lógicas colaborativas, nunca se le permitiría que utilizara el dumping fiscal para terminar de despojar de recursos al resto de territorios.

La gran paradoja de este modelo metropolitano extractivo es que se muestra incapaz de aumentar la renta per cápita de sus ciudadanos. A pesar de que la economía madrileña gane población, tamaño y peso en el PIB nacional,  a pesar de concentrar los grupos sociales de alta retribuciones asociados al  sector servicios de alta productividad, la desigualdad que comporta impide el crecimiento de la renta per cápita como promedio. La razón es el que se trata de un modelo que, a su vez requieren servicios de baja productividad, asociado al ocio y los cuidados, donde son mayoría los trabajadores precarios.

Este modelo territorial que las alianzas del gobierno actual llevaban camino de corregir en el sentido federal puede estar en peligro, dando vida al esquema territorial soñado en los 90 por Aznar que imaginaba a Madrid emulando a Paris y duplicando el peso poblacional y económico de Barcelona, mientras impulsaba a Valencia como polo periférico amigo para contraponer el liderazgo de Barcelona en el Mediterráneo.

Si el desapego de Cataluña fue el primer resultado de esta idea de reconstruir España desde Madrid, el desarrollo de este modelo extractivo metropolitano acabará suscitando, más pronto que tarde, nuevas  tensiones territoriales disolventes.

Este es lo que se juega en las elecciones del 4 de mayo

About Ignacio Muro

Economista. Miembro de Economistas Frente a la Crisis. Experto en modelos productivos y en transiciones digitales. Profesor honorario de comunicación en la Universidad Carlos III, especializado en nuevas estructuras mediáticas e industrias culturales. Fue Director gerente de Agencia EFE (1989-93). @imuroben

6 Comments

  1. Harto el abril 24, 2021 a las 5:21 pm

    Como habitualmente, juegan con cómodos preestablecimientos falsos, desde donde arrancan para autojustificar su visible partidismo.

    Lo demás me sobra.
    Tendencioso, partidista y con el transfondo del mantra anti… bien impregnado.
    Ni interesante, ni nada, cuando algo se pare falso lo demás no es admisible, por muchos datos y …gramas que lo quiera adornar.
    Y no voy a entrar a rebatir porque sería prolijo y pesado.

    • Economistas Frente a la Crisis el abril 24, 2021 a las 7:10 pm

      De todos modos, gracias por leerlo.

    • Gsprochnawick el abril 25, 2021 a las 10:39 am

      Porque no sabes PALETO. Eso sí, el autor que no deje de mencionar Barcelona, a pesar de que después del 1-O todas las empresas se han ido a Madrid ( pobre de la que no lo hiciera), porque si no la pone; sus compatriotas hubieran arrugado la nariz por mucho que lo demás les parezca cierto. Claro, Barcelona en menor medida porque es real. La medida que toca. Sin ayudas, sin favoritismos, con un Estado en contra. Por su propio empuje. El de verdad.

    • JordiPPP el abril 26, 2021 a las 10:28 pm

      Prolijo y pesado… La zorra, cuando no las puede haber, dice que están verdes. Como no es el primer estudio que señala estos defecos del crecimento de Madrid, no debe ser tan mentira. Cualquier análisis socioeconómico va por ahí. Un indicio: si tomas el número de empresas industriales de CA de Madrid y de Catalunya (IAE) y el PIB industrial de ambas CCAA, verás que Madrid, amb el 75% de empresas industriales que Barcelona, sólo genera el 50% del PIB industrial. Y, francamente, no creo que puedas confrontar tus gruñidos con sus razones.

    • Estrijol el abril 27, 2021 a las 8:30 am

      Me parece que a ti te sobran muchas cosas y estoy seguro de que te faltan muchas más.
      Tendrías que comprar y leer atentamente este libro…
      https://es.wikipedia.org/wiki/Por_qué_fracasan_los_países
      …de los profesores Acemoglu y Robinson, que son quienes acuñaron el concepto de «élites extractivas», que les va como anillo al dedo a las élites madrileñas, parásitas y codiciosas desde hace siglos, y a toda su gusanera de vasallos, pelotas y lameculos.

    • Josean fdez el abril 28, 2021 a las 10:44 am

      Este artículo es un meritorio trabajo, resumido y esquemático, y que es el más serio e imparcial que he podido leer sobre la estrategia económico-política de la derecha en España. Delata la pobreza intelectual de los grandes medios y sus analistas, donde siempre evitan entrar a fondo y analizar las claves que aquí se exponen. Y explica con nitidez la principal causa del imparable e irreversible crecimiento del independentismo en Cataluña.

Deja un comentario





Share
Share
Scroll To Top
A %d blogueros les gusta esto:

Necesitamos su aprobación al uso de cookies para mostrar vídeos, compartir en redes sociales y hacer estadísticas web. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar