Manifiesto de ECONOMISTAS FRENTE A LA CRISIS

MANIFIESTO

EL ESTADO DEL BIENESTAR ES LA PROPUESTA DE EUROPA PARA EL MUNDO

El Estado del Bienestar es la propuesta de la Unión Europea para el mundo. Sin esa propuesta la democracia perdería profundidad y, seguramente, también la Unión perdería parte de su sentido. Y para poder mantener esa propuesta los economistas tenemos que impulsar las reformas que sean necesarias para mantener el pulso de nuestra economía. Continuamente oímos que nuestra economía necesita más mercado y reformas estructurales. Y sí, sin duda lo necesita. Pero tenemos también la obligación de impedir que nuestro lenguaje sea tergiversado con palabras y conceptos que manipulan el pensamiento económico que nuestros maestros nos han trasmitido, que nuestra experiencia como profesionales de la economía nos ha enseñado.

Por esta razón, los economistas debemos rescatar del lodo en el que están siendo ahogados, desde las instancias más conservadoras, los conceptos,  entre otros muchos, de mercado y de reforma estructural. Con toda energía debemos afirmar que reestructurar no es desregular y que las reformas estructurales no pueden ser las reformas laborales que se anuncian, conducentes a diluir los derechos de los trabajadores. Los economistas –fundamentalmente nuestros jóvenes economistas– deben saber que reformar y desregular no son sinónimos y que no pocas reformas estructurales son necesarias antes que las que sólo pretenden la flexibilización del mercado laboral a través de la desregulación y la precarización. Combatir la torre de babel en la que nos sumen poderosos intereses empieza a ser para los economistas tarea imprescindible si no queremos que nos arranquen las palabras, que nos dejen mudos.

Y por eso los economistas debemos declarar que no son los mercados los responsables de la crisisLos responsables son los No mercados, en los que las barreras de entrada y de salida son infranqueables, en los que la información es privilegio de pocos, en los que la concentración oligopolística adquiere mayor poder que el gobierno de los ciudadanos. Y en esta situación son los gobiernos los que deben intervenir para impedir que los No mercados gobiernen por encima de los intereses generales. Se trata, al fin, de que los mercados funcionen aunque para ello necesiten las muletas del Estado, de la regulación o, simplemente, de la pura intervención pública para evitar las ineficiencias asociadas a las imperfecciones.

Mercados y regulación no son incompatibles sino expresión de una misma cosa. Liberalización y regulación son conceptos complementarios, inseparables, porque los requisitos que los economistas hemos formulado para que los mercados aporten eficiencia al progreso y al bienestar sólo están presentes, cuando lo están, de manera imperfecta, y en ocasiones en sectores económicos de alcance sistémico con resultados letales para el bienestar. O en el progreso y en la riqueza estamos todos, o ni el progreso existirá ni la riqueza interesará a nadie más que a sus poseedores. Tampoco interesarían las instituciones ni el Estado. La sociedad devendría una sociedad dual. Esta no es la propuesta de la Unión Europea ni a sus ciudadanos ni al mundo.

Economistas Frente a la Crisis señaló, en su primer manifiesto, que el primer objetivo de toda política económica es perseguir la máxima utilización de los recursos productivos disponibles y, entre ellos y en primer lugar, del empleo. Hoy ya se solicitan desde instancias relevantes funciones para el BCE más cercanas a las que detenta el Banco de Inglaterra o la Reserva Federal. No sólo la estabilidad de precios, también el empleo y el crecimiento debiera ser una responsabilidad compartida por todas las instituciones de la Unión, con el BCE a la cabeza.  Pero el “nuevo pacto presupuestario” y las “herramientas de estabilización” acordados el 9 de diciembre de 2011 por los Jefes de Estado y de Gobierno de la Zona Euro, agudizarán la crisisNo estamos ante un problema de inflación sino de estancamiento originado por la imposición de rápidas reducciones del déficit público. Pero estos acuerdos no son el resultado de un mal diagnóstico –los gobiernos, las instituciones y Alemania disponen, sin duda, de competentes economistas– sino de la nueva concepción de Europa que el gobierno alemán, conservador y nacionalista, está logrando imponer. Siempre hemos insistido en la necesidad de avanzar hacia una gobernanza europea común de la Unión frente al sesgo insolidario de esa gobernanza.

Economistas Frente a la Crisis calificó de artera la utilización de la austeridad y de la estabilidad presupuestaria como argumento para debilitar la prestación de servicios básicos como la educación y la sanidad y señaló el sin sentido de políticas procíclicas y contractivas en un contexto en el que los problemas se centran en torno al paro y al estancamiento y no a la inflación. Austeridad siempre. Derroche o despilfarro nunca. Pero austeridad no es déficit cero. Es eficiencia en la inversión y en el gasto. Para ello se deberán establecer  metodologías públicas para una declaración del impacto económico de las decisiones correspondientes y condicionarlas al retorno económico y social que las justifique. Así la austeridad quedaría justificada en la eficiencia de la gestión pública del gasto y de la inversión y no caería bajo la manipulación de lo que no es más que una campaña ideológica subliminal.

Ahora, sin complejos –como tampoco los tuvimos antes- debemos decir que las reformas estructurales son necesarias para restaurar la operatividad de los mercados, aumentar la productividad del trabajo y la competitividad de la economía. Pero no son las que desde las instituciones europeas nos llegan. Desde este manifiesto, ponemos algunas propuestas sobre la mesa del debate:

1- De las reformas laborales y la Gobernanza Corporativa.       La productividad del trabajo no sólo depende de las reformas laborales que deberán ser abordadas desde el consenso entre los agentes sociales, sino también, y de manera determinante, de la organización del trabajo, de la capacidad de innovación, del stock de capital de las empresas y de los aciertos de la gestión empresarial que se desenvuelve, irremediablemente, en el contexto de la globalización. Los sindicatos no pueden ser ajenos a estas cuestiones –y no deberán serlo: es clara la relación directa entre mayor productividad y mayores derechos de negociación- pero implican, en primer lugar, a los empresarios y a quienes ejercen esa función. La mayor parte de responsabilidad sobre la velocidad de crecimiento de la productividad corresponde a los que pueden tomar las decisiones sobre el cambio tecnológico y la inversión en la empresa. Las reformas laborales que puedan ser acometidas no pueden ignorar esta cuestión crucial, casi siempre ignorada.

Considerar el factor trabajo y los salarios sólo como un coste variable que pueda ajustarse, sin más, a la marcha de los negocios, según convenga a los márgenes pre asignados a los capitales invertidos y a las altas remuneraciones de los ejecutivos y de los administradores, es el mayor incentivo que una reforma puede conceder a la ineficiencia y a la irresponsabilidad o impericia de los empresarios en relación con la organización del trabajo, la innovación y la gestión industrial, comercial y financiera. El salario es la base de la demanda agregada de la economía y el único ingreso de la mayoría de los trabajadores para atender a sus necesidades vitales. Poner el acento de las reformas laborales exclusivamente en la contención salarial y en la austeridad no contribuirá a la recuperación de las economías europeas. Sólo a la agudización y prolongación de la crisis.

Toda reforma laboral que pretenda el calificativo de estructural, debiera centrar sus preocupaciones en la regulación de la gobernanza corporativa y en la organización del trabajo en las empresas. El control de las retribuciones de los ejecutivos, el destino de los beneficios empresariales y la creación de servicios y auditorías laborales conducentes al aumento de la productividad de los factores, deben constituir ejes de las reformas laborales y corporativas. Como primer y tímido paso en la buena dirección: la conversión en contratos indefinidos de los contratos temporales encadenados que mantienen las administraciones en la enseñanza y en la sanidad. Y estos no son los contratos indefinidos con un año de prueba.

Las propuestas que se están poniendo sobre la mesa, tendentes a desmembrar las negociaciones de los convenios laborales, no buscan tanto la eficiencia del mercado de trabajo y la recuperación del empleo, sino el debilitamiento de la fuerza sindical de los trabajadores, seguramente el último reducto que queda para contener el deterioro del estado del bienestar. Thatcher en la memoria: reducir primero el poder sindical para encoger después el Estado del Bienestar.

2- Del Sistema Financiero. La dación de los activos inmobiliarios de particulares y promotores en pago de las deudas que garantizan, provocaría elevadas pérdidas a la banca española. Esta es la demostración de que detrás de la burbuja inmobiliaria están los pulmones de la banca española y centro europea que han hinchado el globo por encima de valores prudentes. El diferencial de costes entre los recursos pasivos y activos de la banca, unido a sistemas de incentivos que premian los beneficios sin relación con el riesgo, está en los fundamentos de la especulación sobre el valor del suelo y de la  cultura del ladrillo que ahora nos amenaza a todos con el abismo de las restricciones del crédito e, incluso, de las quiebras bancarias.

El interés general exige el rescate de la banca. ¿Pero qué rescate? ¿Banco bueno o banco malo? El crédito debe volver a fluir y sólo el desapalancamiento de la banca, con la restauración de sus ratios de solvencia, podrá restablecer su función en la economía, imprescindible porque es sistémica. Al Estado le corresponde lograr urgentemente y de manera imperativa ese restablecimiento. ¿Sacamos de los bancos sus activos contablemente inflados o tóxicos para ubicarlos en bancos malos en los que las aportaciones públicas cubran los agujeros y el relajamiento de las normas contables lamine en el tiempo su impacto? Si hiciéramos tal cosa estaríamos amnistiando la irresponsabilidad que ha incentivado prácticas financieras no ajenas a la generación de esta crisis. Los activos tóxicos deben sacarse, seguramente de los balances de los bancos, pero los rescates públicos deben tomar las posiciones que les correspondan en el cápital y en la administración de los bancos rescatados.

La contabilidad debe recuperar su prestigio y lo que vale menos debe tener su reflejo en los balances de los bancos. Eso es información y transparencia, ambas imprescindibles para la recuperación de la confianza en las instituciones. Dar visibilidad a los agujeros allá donde se hallen permitirá a los accionistas y a las administraciones exigir las responsabilidades que correspondan a los gestores y a los reguladores. Y permitirá que las pérdidas, si existieran, sean asumidas por un accionariado indiferente al cortoplacismo y complaciente con sus gestores. El Estado se sentaría en los Consejos de Administración para garantizar la recuperación de aquellos fondos preferentes que, en defensa del interés de los ciudadanos, hayan tenido que ser aportados desde los fondos fiscales. El Estado deberá garantizar, por todos los medios, el desapalancamiento de la banca para restaurar los flujos del crédito. Pero bancos malos no. Sólo son la solución de los malos banqueros. No olvidemos que el banco malo es una forma de socialización de pérdidas privadas con su conversión en deuda pública, si ese banco malo fuera tan sólo un almacen de activos tóxicos.

Esta es la reforma estructural que necesita la banca para que el crédito fluya. Inspección, regulación y recapitalización. La desregulación hasta aquí nos ha traído. Su trayecto ha llegado ya al final.

3- Del sistema fiscal.  Los adjetivos que apellidan los grandes conceptos de la construcción europea son casi siempre sospechosos: “nuestro objetivo es un estado del bienestar sostenible”. Sostenible. Otra palabra manipulada que esconde una propuesta de estado de bienestar de menor calidad, con menor coste. Con menor coste para no tener que acometer la reforma fiscal que necesita España para acercar su presión fiscal a la media de los países de la Unión que encabezan las prestaciones sociales, la calidad de su educación y sanidad, los esfuerzos en investigación, la protección a los dependientes, la defensa del medioambiente, los equilibrios territoriales, el bienestar de sus jubilados, el mayor crecimiento económico, la mayor renta de sus ciudadanos.

Revisar el Impuesto de Sociedades para acercar su tipo real a su tipo nominal, el primero entre los más bajos de la Unión, el segundo entre los más altos; reforzar los recursos de la Inspección de Hacienda sobre las grandes compañías y ciertas actividades profesionales, responsables de la mayor parte del fraude; incentivar fiscalmente la creación de nuevas empresas y la contratación de los primeros empleos; restaurar la progresividad del impuesto sobre la renta e igualar la presión sobre las rentas del capital a la que soportan las rentas del trabajo, implantar un impuesto sobre las grandes fortunas, constituyen, todo ello, algunos de los ejes sobre los que debiera pivotar una reforma estructural de nuestro sistema fiscal.

Los déficits fiscales continuos, con un comportamiento autista respecto al ciclo económico, son letales para la sostenibilidad de la deuda pública y conducen a la catástrofe. Pero es completamente ilusorio y carece de fundamento científico solvente basar la eficiencia fiscal en la reducción de la presión fiscal. El dinero no siempre está mejor en manos de los individuos si el estado del bienestar es la propuesta de Europa para el mundo y el soporte de la convivencia social en un Estado democrático. Una gestión contracíclica del saldo presupuestario necesita una capacidad recaudatoria que pueda responder a las crisis con un aumento del gasto para limitar el aumento del déficit y el deterioro de la deuda a cotas insostenibles. De otra manera reduciríamos el Estado a mero administrador de sus ingresos y gastos corrientes; transferiríamos al sector privado un inmenso negocio sobre las pensiones, la sanidad, la educación, las infraestructuras… Tal vez sea esta  la explicación que nos falta para comprender la trastienda de una política económica que nos dejaría de parecer contraria al sentido común para parecernos contraria al interés general.

4- De la Gobernanza Europea.  La crisis de deuda soberana que sufre Europa, se ha agravado en los últimos meses  debido a la política contractiva impuesta desde la mayoría conservadora que gobierna las instituciones de la Unión Europea, el Partido Popular Europeo, bajo el desvirtuado eslogan de la austeridad. El planteamiento de la necesaria consolidación fiscal en plazos muy restrictivos y sin discriminar entre las dispares estructuras de la deuda total que presentan los Estados miembros, ha acentuado la situación de estancamiento de la eurozona, particularmente de España, comprometiendo la recuperación de los ingresos fiscales que serían necesarios para no deteriorar la solvencia del Estado.

Las posiciones mantenidas por Alemania no están contribuyendo, de ningún modo, a la mayor gobernanza económica de la zona euro. Muy al contrario, Alemania mantiene posiciones contrarias a la integración fiscal de la zona en tres aspectos clave: (1) la ampliación del mandato del BCE para que asuma un papel activo en relación con el crecimiento y el empleo, ahora limitado a la estabilidad de precios; (2) la consolidación del mecanismo europeo de rescate ante crisis financieras, y (3) la mutualización del riesgo a través de los eurobonos. Estas cuestiones, constituyen, en el momento actual, las que de manera urgente debieran ser abordadas en el camino hacia “una mayor gobernanza económica de la zona euro”. En cualquier caso ya es dramáticamente urgente que el BCE se convierta en un cortafuegos creíble frente al deterioro de las deudas soberanas.

El problema de la deuda española reside en el elevado endeudamiento privado, no en el volumen de la deuda pública que presenta sobre el PIB uno de los mejores ratios de la eurozona. Y es, precisamente, la rápida consolidación fiscal la que no contribuye como debiera, desde el gasto público, a los estímulos expansivos que necesitan los deudores privados para hacer frente, en menor tiempo y con menores dificultades, a sus compromisos financieros. Por consiguiente, de la mal llamada austeridad no sólo sufren los ingresos del Estado y los servicios esenciales que configuran el estado del bienestar. Sufre la economía en su conjunto, las empresas y el empleo.

La constitucionalización del principio de estabilidad presupuestaria que dará cobertura a la gestión del saldo presupuestario mediante una regla automática, carece de argumentos económicos consistentes y su explicación sólo puede buscarse en motivos de naturaleza política relacionados con un gran chantaje: a cambio de controlar la “hemorragia” de nuestra deuda, la jibarización de nuestro Estado. Es la imposición vicaria de un BCE cada vez más ajeno a las necesidades de los Estados. Los intereses generales no pueden dejarse abandonados a “reglas de oro”, recetas ya inservibles que la realidad de la crisis refuta, y que esconden, con el recurso a automatismos supuestamente técnicos, desconfianza en la propia democracia.

Una reforma estructural de la Gobernanza Europea, que confiera al Parlamento Europeo la capacidad de elegir el gobierno de las instituciones europeas, es el único principio que podría legitimar las decisiones que emanen de la Unión Europea.

5- De la energía.  La energía y su suministro, como el dinero y los servicios financieros, es un bien y un servicio que impregna todas las actividades de los individuos y de las empresas. Incluso en algunos sectores productivos su coste es superior al coste del trabajo. Su regulación es, por consiguiente, esencial para que el impacto de su coste y de su calidad contribuya a la competitividad de la economía.

En España estamos muy lejos de esa contribución. Una profunda reforma estructural debe conducir los precios que pagan los consumidores a los costes reales y justificados de su producción, de su abastecimiento y de su suministro. Esto es especialmente cierto para la electricidad cuyo mercado solo alcanza a revelar los costes de la producción de mayor coste que cubre la última unidad de electricidad consumida generando beneficios injustificados (incompatibles con el interés general) en segmentos que escapan a los mercados y a la competencia, tales son las grandes concesiones hidroeléctricas y las centrales nucleares. Y es especialmente cierto también, porque la electricidad es el principal vector energético que puede permitir el aprovechamiento masivo de recursos autóctonos renovables, cuestión no sólo clave para la gestión de la mayor amenaza que gravita sobre nuestro Planeta –el Cambio Climático- sino también para alcanzar, en el medio plazo, la mayor contribución a la competitividad de nuestra economía que pueda imaginarse: independencia energética, innovación, creación de empleo, mejora de nuestra balanza de pagos, contención de la contaminación medioambiental inherente al crecimiento económico, y disminución de costes para las familias y las empresas. Para ello, tan profunda tendrá que ser la reforma estructural necesaria que la regulación de la energía deberá partir desde cero. Naturalmente todo ello sin menoscabo de la seguridad jurídica y de la confianza legítima que debe presidir toda reforma en defensa de los ciudadanos, las empresas, las instituciones y el Estado de Derecho.

______________________________

Las reformas que se acometan deben poner las bases para garantizar la corrección de la creciente desigualdad que se está imponiendo en los Estados de la Unión Europea. Europa es su Estado del Bienestar. Su retroceso, pondría en cuestión el propio proyecto de la integración europea.

Los abajo firmantes, porque consideramos que los economistas tenemos la obligación de devolver a la sociedad los conocimientos que la sociedad nos ha permitido adquirir, hacemos un llamamiento a los economistas y a todos los ciudanos que compartan nuestras preocupaciones para que contribuyan, desde el debate, a una salida progresista a la crisis. Necesitamos más mercado y más reformas estructurales, pero no las que están imponiendose. Esas son las de siempre, las que nos trajeron hasta esta crisis. Por ello, Economistas Frente a la Crisisabierto a todos los economistas y ciudadanos que compartan nuestra preocupación, seguirá estando presente aportando sus análisis y  sus propuestas. En juego está el Estado del Bienestar, la Europa del progreso.

Firma abierta a todos los ciudadanos

Firma y difunde nuestro Manifiesto y siguenos en twitter

[twitter-follow screen_name=’EcoEFC’]

Si quieres formar parte de la Asociación Economistas Frente a la Crisis cumplimenta esta solicitud y envíala por correo electrónico a nuestra dirección. Si tienes cualquier duda, escríbenos y te atenderemos.


Firma abierta a todos los ciudadanos

Esta tabla se actualizará periódicamente. Cuando se rellena el formulario de firma, ésta no se actualiza automáticamente y puden pasar días hasta que se incorpora a la lista de firmantes. Ni las direcciones ni los comentarios se harán públicos, bajo ninguna circunstancia.

Lea la política de privacidad de ECONOMISTAS FRENTE A LA CRISIS al final de esta página.

Siguen firmas

Esta tabla se actualizará periódicamente. Cuando se rellena el formulario de firma, ésta no se actualiza automáticamente y puden pasar días hasta que se incorpora a la lista de firmantes. Ni las direcciones ni los comentarios se harán públicos, bajo ninguna circunstancia.

Lea la política de privacidad de ECONOMISTAS FRENTE A LA CRISIS al final de esta página.

Firma abierta a todos los ciudadanos

Política de privacidad de ECONOMISTAS FRENTE A LA CRISIS. En cumplimiento de la LO 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal, ECONOMISTAS FRENTE A LA CRISIS le informa de que sus datos serán incluidos en un fichero. Estos datos serán utilizados únicamente para informar o promover actividades vinculadascon ECONOMISTAS FRENTE A LA CRISIS, y en cualquier momento podrá dar de baja sus datos escribiendo a frentealacrisis@gmail.com

22 Comments

  1. Mariano Nava Calvo el diciembre 19, 2011 a las 10:52 pm

    Los economistas somos corresponsables de los silencios en la política y de los políticos ante la crisis económica a la que nos están llevando incoherencias financieras diseñadas y aplicadas por sectores y gobiernos que solo creen en la reducción de la presencia del Estado. Que el Manifiesto sea movilizador de otras opiniones innovadoras útiles para el conjunto de los ciudadanos.

  2. lourdes Sánchez-Ajofrín el febrero 3, 2012 a las 5:12 pm

    Todo lo que sea cambiar la política económica lo firmaré. Gracias

  3. Carmen Garcia Extremera el marzo 26, 2012 a las 6:45 pm

    Estupendo

  4. José Antonio el marzo 29, 2012 a las 12:12 am

    Ni una palabra sobre la corrupción, el gran cancer que desmotiva a los ciudadanos, empresas y trabajadores de un ejercicio honesto de sus oblgaciones fiscales, que instala en la sociedad la desconfianza radical en los gestores políticos y en el sistema en general. Sin profundización democrética, transparencia y Código Penal, olvídense. Mientras los que se suban a los estrados desde donde se dan lo mítines electorales los mismo que todos sabemos fehacientemente que son ladrones en vez de hacer cuentas en sus celdas para ver como devuelven lo robado, mejor no nos cuenten películas, ya nos arreglaremos como podamos intentando salvar de la mafia estatal todo lo que podamos del fruto de nuestro trabajo. Saludos.

  5. Ca yetano Yanes Durán el marzo 29, 2012 a las 4:01 pm

    El momento es delicado, pero además, la principal preocupación de los españoles hoy es la corrupción y el paro al igual que en 1993 como indica el profesor Juan Velarde en su libro «Los años perdidos…» editado en 1996 ¿cómo estamos en el mismo lugar después e 19 años?¿que han hecho nuestros políticos y gobernantes?
    España, no nos engañemos, tiene un alto potencial agrícola, pero su agricultura y ganadería pasa por momentos muy difíciles ¿tampoco eso se puede arreglar?

  6. Jaime el noviembre 5, 2012 a las 11:53 pm

    Hola, desde hace unos meses soy recien licenciado en ADE y me he leido el libro EFC y me parece muy interesante, enhorabuena, además me dicen que tiene parecidos al libro Nada es gratis, por ello si lo han leido estos dos libros me gustaria saber que argumentos me darían ustedes acerca de las coincidencias o discrepancias que presentan estos dos libros de las cosas que mencionan ambos (tema de sanidad…) ya que me serviría de gran ayuda para entender el proximo libro de nada es gratis que es el proximo libro que me han recomendado y me gustaría debatirlo ante unos excompañeros, gracias, un saludo y Felicidades por el libro.

  7. Luis Molina el noviembre 19, 2012 a las 2:02 pm

    No sé si es el sitio indicado pero quiero agradecer y felicitar a Jorge Fabra por su pedagógico análisis y por su valentía en la entrevista de Évole en la Sexta. Pocas veces se dicen tan claras las verdades cuando se habla del sector eléctrico. ¡Enhorabuena!

  8. JAVIER CALÍN (@JAVIERCALIN) el noviembre 24, 2012 a las 11:31 am

    Párrafo 3º.: Y por eso los economistas debemos declarar que «no son los mercados los responsables de la crisis». Los responsables son los No mercados,…
    Párrafo 4º.: «Mercados y regulación no son incompatibles» sino expresión de una misma cosa.
    Foto de portada: Libros de Stiglitz, Keyness y Rojo entre otros…
    Ahora entiendo la contradicción entre los párrafos…
    La «desregulación» como origen de la crisis ?…
    ¿ Acaso es no regulación el FIJAR el tipo de interés (que no deja de ser el precio de un «bien» como es el dinero) ?
    ¿ Acaso es no regulación establecer qué fuentes de energía han de utilizarse y/o subvencionarse generando el archiconocido déficitr tarifario ?
    La no regulación del sistema financiero en EE.UU. no es la que dio lugar a la crisis financiera, la crisis vino por querer «rescatar» a aquéllo que «abusando» de la no regulación del mercado se habían hundido en la miseria. Si se hubiese dejado quebrar a todos ellos, desde Lehman Brothers, hasta la aseguradora AIG, pasando por Freddie Mac y Fanny Mae, otro gayo hubiera cantado…
    El libre mercado, por lo general, se regula sólo, y se necesita muy poquita intervención y en muy pocos sectores con los únicos objetivos de:
    1º.- Acometer proyectos no accesibles a la iniciativa privada.
    2º.- Suplir las carencias de mas desfavorecidos.
    Es el exceso de intervencionismo: fijando la base monetaria, fijando un precio irrisorio del dinero, incitando a inversiones cuya viabilidad y rentabilidad ni se evalúa porque, a poca que tengan, va a ser superior al coste de la fuente de financiación utilizada,, el que provoca ese tipo de crisis…
    En mi modesta opinión por supuesto.

    • Per[la|pau]* el marzo 12, 2013 a las 1:37 pm

      ¡Vaya! Así que Bush rectificó su política despues de la quiebra de Lehman Brothers no porqué se rozó el colapso de todo el sistema financiero, si no por ser insuficientemente neocon. ¡Qué cosas!

      Igualmente una cosa es cierta: se suele confundir el debate sobre la necesidad de regulación con el de qué es buena o mala regulación.

    • Economistas Frente a la Crisis el marzo 18, 2013 a las 10:30 am

      La desregulación siempre está acompañada de intervenciones intempestivas. La desregulación siempre va acompañada de intervenciones sin norma. No puede confundirse regulación con intervención. Son conceptos incompatibles. Ni tampoco debe confundirse liberalización con desregulación. Tambien son incompatibles. Sin embargo, liberaización y regulación son cara y cruz de una misma moneda. Son inseparables.

  9. Marisa Ybarra el noviembre 24, 2012 a las 10:07 pm

    Me parece una gran iniciativa.

  10. Emilio Moreno el diciembre 2, 2012 a las 7:42 am

    Qué hay que hacer para incorporarse a vuestro movimiento?
    Echo en falta una pestaña de contacto o de registro en este sito

    • Tawny el abril 28, 2016 a las 6:51 pm

      We deiitfnely need more smart people like you around.

  11. Antonio el diciembre 29, 2012 a las 6:02 pm

    Muy de agradecer insistir en que existen otras formas de hacer políticas económicas

  12. Esperanza el abril 1, 2013 a las 8:04 pm

    Hola
    Me gustaria saber si podemos contar con vosotros/as para la realización de charlas formativas que nos ayuden a entender que esta pasando y poder asi tener una opinión a partir de un análisis.

    un saludo y felicidades por vuestro trabajo

    • Susy el julio 21, 2016 a las 9:48 am

      Have spent the afternoon avoiding sporty things by watching David Atrtebonough specials for his 50 years in broadcasting (a few years old now) on BBC Knowledge – afternoon well spent!

  13. Dr. Luis Fernández Turbica el abril 17, 2013 a las 6:41 pm

    Quiero participar para luchar contra el liberalismo (o fascismo) economico.

  14. Eduard Ruiz el mayo 10, 2013 a las 12:30 pm

    Yo, desde una posición progresista muy próxima a los postulados del MANIFIESTO, el cual felicito, soy muy crítico con muchos «ilustres» políticos de la izquierda (particularmente los socialistas), en los que habíamos confiado la defensa de los intereses generales y, por lo contrario, han sucumbido en los mismos vicios de abuso del poder, corruptelas, defensa de los intereses de los poderosos a cambio de réditos personales, etc. (a los políticos de la derecha no de les puede reprochar, se da por supuesto este comportamientos). Han conseguido quebrar la confianza en muchos de los valores que habían adornado a las sociedades. «socialdemócratas» europeas y un espejo y ilusión para otros países que sueñan en incrementar su nivel de bienestar, solidaridad, justicia. Sus privilegios no se pueden sostener con el argumento de que sus «méritos» lo justifican (por esta regla de 3, hasta Alfonso Sainz podria justificar una pensión de 88 millones, con lo listo y astuto que debe ser). Noo solamente estoy pensando en los González, Boyer, Guerra, sino también en la pléyade de alcaldes, concejales, etc. que se han instalado en el poder, y que todos conocemos) Si se ha de regenerar la sociedad, se ha de empezar por los personajes de la izquierda, de tal modo que un día sean el faro que ha de iluminar al resto..

  15. Antonio Abellán Vázquez el agosto 27, 2013 a las 12:08 pm

    Una aclaración. En su día firme el manifiesto y hoy que he vuelto a repasarlo y se me ocurre ver las firmas, me encuentro con que de profesión aparezco como Economista. Lo siento, no se donde se produjo el error pero soy trabajador jubilado ¿pueden corregirlo?
    Gracias.

    Animo con vuestro interesante trabajo.
    Saludos

  16. maripaz el octubre 28, 2013 a las 6:58 pm

    Uno de los principales factores es la educación, es el principal motor, sobre todo en valores. Eso es lo que les falta a muchos de nuestros políticos. Tenemos una sociedad superficial. Si esto que hacéis sirve para algo y espero que sí, los economistas, benditos seáis.

  17. FEURA el marzo 31, 2014 a las 6:29 pm

    Los puntos mas importantes para salir de la crisis son : educación, innovación, flexibilidad y más Europa.
    Dando un mayor crédito a pymes y familias para cerrar la crisis, al contrario de lo que viene ocurriendo desde que empezara la crisis.
    Es importante la preparación de los empresarios para combatir el desempleo.
    Hay que empezar «un cambio del modelo productivo», en el que se apueste por el «conocimiento» y la «innovación».
    La unión bancaria devera ayudar a que los mercados recuperen la confianza en el sistema financiero de la Unión Europea. Y que llegará el día en el que los países de la UE compartan el peso de la deuda.
    El objetivo principal es el de consolidar una unión monetaria y económica.
    Y hacer lo que el euro hasta ahora no ha sido capaz de lograr: mantener un nivel adecuado de competitividad, convicción y convergencia en los países de la Unión Europea. para que garantice un «crecimiento sostenible».

  18. Rafael MILLAN ACEDO el diciembre 5, 2019 a las 1:38 pm

    En cuestión de dias, eso es de esperar, tendremos un nuevo gobierno. Nuevos nombres, nuevos cargos, criticas y alabanzas de un lado y otro. Surgirán ceses obligados por aquello de no haber tenido en cuenta el pasado más reciente. Pero lo mas trascendente, lo más importante ha de ser las directrices de la política económica. Eso es lo que ha de marcar esta legislatura que acaba de iniciarse.

    Pues bien, por vez primera tendremos un gobierno de coalición donde es de esperar una política «netamente de izquierda» y claro, quien responde a la siguiente pregunta: ¿Qué es una política de izquierda?. A esto no se puede responder con 150 caracteres, o unos pocos más. Yo haría una clasificación, sin ser exhaustiva, donde se han de tener en cuenta los siguientes campos de actuación; repito que es mi particular opinión:
    a) Política tributaria, que tienda a la eficacia recaudatoria y a la eficacia del gasto público.
    b) Política de acciones sociales (la llamaré «política social educativa») que lleve a la concienciación para evitar el derroche, el gasto superfluo, el gasto consumista. Esto ha de ir unido a la permanente acción del cambio climático.
    c) Políticas que fomenten el ahorro, sin que eso requiera necesariamente la incentivación fiscal.
    d) Fomento de las áreas productivas que son generadoras de empleo: Educación, energías renovables, turismo, lucha contra la despoblación, mejora de los servicios públicos: LEY DE LA DEPENDENCIA.
    e) Fomento y mejora de las condiciones laborares. Tal vez, este área, debería estar al principio pues la precariedad en el empleo es uno de los lastres de nuestra economía y además retroalimenta el bajo impulso del crecimiento.
    f) Equidad en los beneficios empresariales.
    Me parece que por hoy ya es suficiente. Ahora es cuestión de desarrollar cada uno de esos epígrafes.

Deja un comentario