Warning: Parameter 2 to wp_hide_post_Public::query_posts_join() expected to be a reference, value given in /homepages/41/d542459659/htdocs/clickandbuilds/Economistasfrentealacrisis/wp-includes/class-wp-hook.php on line 286
La inmigración (legal e ilegal) es buena para la economía | Economistas Frente a la Crisis
Warning: Parameter 2 to wp_hide_post_Public::query_posts_join() expected to be a reference, value given in /homepages/41/d542459659/htdocs/clickandbuilds/Economistasfrentealacrisis/wp-includes/class-wp-hook.php on line 286

La inmigración (legal e ilegal) es buena para la economía

Share

Por Hugo Baltasar Cruces  @hugobaltasar

El preocupante auge de la ultraderecha en Europa y el racismo que lleva aparejada nos exige recordar que no existe fundamento económico para rechazar la inmigración; de hecho, todo lo contrario. El Frente Nacional en Francia, el Partido Popular en Dinamarca, Amanecer Dorado en Grecia y unos pocos por ahora minoritarios partidos en España son algunos de los que promueven, bajo un supuesto patriotismo, el ideario de “no cabemos todos” o “primero los nacionales”, para repudiar así la inmigración y ganar adeptos aprovechando no sólo una detestable moralidad, sino también una nociva ignorancia.

En una publicación reciente (1) la OCDE afirma que la inmigración es beneficiosa para las economías de sus países miembro (entre ellos España y gran parte de Europa), y en otra (2) plantea el posible descenso futuro del flujo inmigratorio como una de las principales amenazas de largo plazo para la sostenibilidad de nuestro sistema social.

Para decir lo primero se apoya en tres perspectivas:

– la inmigración favorece el mercado de trabajo,

– contribuye a las arcas públicas más de lo que obtiene de ellas, y

– estimula el crecimiento económico per cápita al aportar población en edad de trabajar

Lo segundo se debe al envejecimiento de la población nativa (provocado por la creciente esperanza de vida unido a la decreciente natalidad) y que constituye uno de los mayores retos sociales que enfrentamos, por ahora atajado precisamente por los flujos inmigratorios.

Un estudio de la Universidad de Harvard (3) (que es en realidad una recopilación de otros muchos estudios) referido a varios países entre ellos algunos europeos, considera el impacto de la inmigración en el mercado laboral y las arcas públicas como pequeño pero positivo. Otra publicación (4), realizada por el Consejo sobre el Desarrollo Económico Internacional (IEDC, por sus siglas en inglés) y referida a Estados Unidos, afirma que la inmigración –legal e ilegal– aumenta los salarios reales y el nivel de empleo para todos los trabajadores del país, en el peor de los casos no perjudica las arcas públicas, y además describe como devastadoras económicamente las deportaciones masivas de indocumentados, recomendando en vez de ello su regularización.

En España, el Foro para la Integración Social de los Inmigrantes, un organismo público, argumenta (5) que los y las trabajadoras inmigrantes no han sustituido a los nativos ni provocado una mayor precarización de las condiciones laborales, son de hecho quienes más sufren las consecuencias de la crisis. Termina recomendando dedicar más recursos a las políticas de integración, en pos de la economía. Otro organismo público, el Observatorio Permanente de la Inmigración, coincide en señalar al inmigrante como el colectivo más perjudicado por la crisis, y estableció en 2010 la regularización de los indocumentados como objetivo prioritario (6). Se insiste en la regularización pues aunque tanto la inmigración legal como la ilegal se creen beneficiosas, la legal lo sería más por conceder pleno acceso al mercado de trabajo. Incluso en la coyuntura actual la regularización generalizada podría beneficiar nuestra economía si viene acompañada de medidas que efectivamente estimulen la creación de empleo y la demanda interna.

Parece que, “después de todo”, las y los inmigrantes venían aquí a trabajar y no a ordeñar nuestro (actualmente famélico) estado del bienestar, y al hacerlo nos benefician a todos y todas. Parece ir por tanto en nuestro interés económico promover la igualdad de derechos y condiciones laborales entre las diferentes nacionalidades residentes en España, cosa que además es de justicia. La capacidad de los países desarrollados para atraer inmigrantes será en las próximas décadas uno de sus principales factores de éxito.

En definitiva, sin pretender repasar exhaustivamente la economía de la migración, este artículo busca llamar la atención sobre lo infundado de un ideario en peligrosa expansión y estimular el debate riguroso sobre tan importante cuestión social, pues urge replantear nuestra política inmigratoria. Las carencias que la Gran Recesión ha provocado favorecen el resurgimiento de ideologías que creíamos extintas o marginales, y que sólo olvidando nuestra historia podemos cometer el error de repetir. Es imperativo concienciar a nuestras amistades, familiares y vecindarios de que la inmigración es buena para la economía. La inmigración, lejos de ser una carga, es una fortuna.

 

Referencias:

  1. OECD; Is migration good for the economy?; 2014. Disponible en http://www.oecd.org/general/searchresults/?q=good
  2. OECD; Policy challenges for the next 50 years; 2014. Disponible en http://www.oecd-ilibrary.org/economics/policy-challenges-for-the-next-50-years_5jz18gs5fckf-en
  3. Pekkala, Kerr; Economic Impacts of Immigration: A Survey; Harvard Business School, 2011. Disponible en http://www.hbs.edu/faculty/Pages/item.aspx?num=40774
  4. IEDC; The Economic Development Impacts of Immigration; EDRP, 2013. Disponible en http://www.iedconline.org/book-store/edrp-reports/the-economic-development-impacts-of-immigration/
  5. FISI; Informe sobre la situación de la integración de los inmigrantes y refugiados en España. Septiembre 2013. Disponible en http://www.foroinmigracion.es
  6. OPI; Inmigración y mercado de trabajo. Informe 2010. Disponible en http://extranjeros.empleo.gob.es/es/ObservatorioPermanenteInmigracion/Publicaciones/fichas/publicacion_25.html

About Economistas Frente a la Crisis

Asociación de Economistas Frente a la Crisis

3 Comments

  1. Kaila el enero 5, 2015 a las 8:58 pm

    I was researching for a high school paper on illegal immigration. While I find this article informative, I must disagree on the basis that illegal immigration is (as the phrase suggests) illegal. To encourage such things puts the children of illegal immigrants in jeopardy and introduces them to an unstable environment for their formative years, if not their entire lives. Around a thousand more children traveled across the border in 2014 alone than did family groups, meaning that children are either being encouraged to make such a dangerous journey alone, or they are kidnapped and forced to do so. Those numbers came from this cictation btw: U.S. Customs and Border Protection. «Southwest Border Unaccompanied Alien Children.» Southwest Border Unaccompanied Alien Children. U.S. Department of Homeland Security, Dec. 2014. Web. 01 Jan. 2015.

    I am simply stating that illegal immigration is detrimental to societies, and that while legal immigration is encouraged, illegal immigration should be discourages by all parties, for the safety of immigrants as well as the safety of the immigrants’ children.

  2. Hugo Baltasar el enero 7, 2015 a las 10:56 am

    Hello Kaila, and thank you for your comment,

    what I conclude here is:
    – The arguments against immigration (legal or illegal) based on economic factors are false
    – We (when I wrote it I was thinking on Spaniards but I guess it’s extensible) should reformulate our immigration policy: equalize (for the best) rights and labour conditions for every nationality, what might stimulate our economy but it’s also the command of empathy (if you’re interested in Spain, I recommend you to find out about the CIEs)

    I didn’t say we should encourage illegal immigration, although improving social conditions of immigrants inside might indeed encourage more to come. A possible response is to effectively prosecute crime organizations who make a business out of illegal immigration and instigate it.

    In any case, as migration is due mostly to economic factors, only in a strongly unequal world would exist persistent migration routes; thus from the point of view of global development such persistence is clearly undesirable. Note that the reason why the OECD believes there will be a diminishing flow of immigration toward its country members is precisely the likely reduction of inequality between countries. Then, it will have to be Occident who solves Occidents’ population challenges. But as we can’t solve inequality overnight, I think meanwhile the least we could do in that sense is to alleviate immigrants’ exclusion.

    Certainly it’s frivolous to treat a subject like this just in efficiency terms, because as you rightly point out there’s life, expectations and suffering behind, of young and elders. I did so in order to state an “objective” argument against xenophobic ideology, and if I referred so explicitly to illegal immigration was because it’s the most frequently attacked. No doubt the issue here is a social one, economics is all about society.

    Best regards,
    Hugo

  3. Su éxito también es el nuestro – MIGRA2 el abril 24, 2016 a las 4:30 pm

    […] también, donde un estudio referido a varios países entre ellos algunos europeos, considera el impacto de la inmigración en el mercado laboral y las arcas públicas como pequeño pero positivo. Y no olvidemos que el […]

Deja un comentario





Share
Share