Skip to content
Medio asociado a eldiario.es

Locos por APPLE

Share

Siempre se ha dicho que las crisis generan oportunidades. Una frase que pretende confortar a la mucha gente que sobre todo las crisis les comportan empobrecimiento, dificultades, desempleo y sufrimiento. Pero ciertamente que algunos sectores de actividad y muy especialmente aquellas empresas que operan casi en régimen de monopolio, pueden obtener beneficios adicionales que les sirven para reforzar su liderazgo. Como es evidente, el capitalismo actual mantiene cada vez menos el espíritu competitivo que le vio nacer y si una tendencia a la concentración y el oligopolio. Si en algún ámbito de la economía esto es especialmente así es en las veneradas corporaciones tecnológicas, las cuales funcionan con la lógica de ganador único. Esto se hace muy evidente en aquellas compañías que no producen nada y que se han convertido en campeonas de la intermediación como Amazon, Google o Facebook. No hay en este mundo espacio para ser segundo, aunque menos para poder competir. Su enfoque no lleva al liderazgo sino a acabar con cualquier competencia. Resulta paradójico que aquellos que habían hecho doctrina anticomunista apelando a no depender de un proveedor único de productos que era el Estado, ahora se conformen tan alegremente en tener que comprar todo en Amazon.

Cuando se habla de las grandes tecnológicas hijas de Silicon Valley y de su dimensión que las hace invulnerables a cualquier limitación o límite formando el acrónimo de GAFA, se contempla en ellas a Apple, la cual es de hecho la más importante en cuanto a la valoración bursátil. A diferencia de las anteriores no es una plataforma intermediaria, sino que pone en el mercado productos tangibles, aunque estos se producen de manera deslocalizada y subcontratada en «el corazón de las tinieblas» de las factorías industriales asiáticas. También tiene como particularidad que, a pesar de producir a costes muy reducidos, no ha apostado por los precios bajos. Más bien al contrario. Ha convertido la marca de la manzana mordida en un icono y sus productos son buscados y codiciados, aunque carísimos, por su carácter aspiracional y de representación de estatus. Su gran valor resulta su capacidad de fidelización. La demanda de sus productos ha aumentado con el confinamiento y sus resultados empresariales no han hecho sino mejorar. Su producto estrella, el iPhone, se ha vendido más que nunca. Parece que su facturación este año superará el cuarto de billón de dólares y que sus beneficios netos no bajarán de los 65.000 millones de dólares. Como se puede ver, una desaforada tasa de beneficio neto que ronda el 25%.

Durante la crisis del coronavirus, las grandes tecnológicas se han convertido en valores refugio para muchos inversores bursátiles, y hacia Apple muy especialmente. En doce meses su cotización se ha revalorizado un 125%. Se ha erigido en la mayor empresa de la historia en valoración bursátil pasando delante de la petrolera saudí Aramco, sobrepasando los simbólicos dos billones de dólares. Ha superado el PIB de Italia y se ha convertido en la octava economía del mundo. Una historia de ganadores de aquellas que gustan tanto a los americanos. Cuando salió a bolsa en 1980, las sus acciones cotizaron a 22 dólares; estas a día de hoy tendrían un valor equivalente a 9.296 dólares. Cuarenta años de ordenadores personales intuitivos y de diseños atractivos, de haber ideado las tablets y de haber revolucionado nuestros comportamientos con los teléfonos inteligentes. También de haber arrasado la industria musical con el iTunes. Ahora su estrategia está en la línea, como todos las tecnológicas, de avanzar en la Inteligencia Artificial, así como de asaltar el mundo financiero. AppleCard es el inicio. En lo que no ha cambiado la compañía y es lo que explica sus resultados económicos extraordinarios, es en su escasa predisposición a pagar impuestos. Opera siempre a través de paraísos fiscales, donde parece tener descansando fondos que superan los 250.000 millones de dólares, los que únicamente ingresará en Estados Unidos en caso de serle ofrecida una moratoria fiscal. Su carácter global, le permite especular con los precios de transferencia. En España sus sociedades instrumentales para operar, declaran pérdidas. Su capacidad de intimidación sólo es comparable a su arrogancia.

About Josep Burgaya

Decano de la Facultad de Empresa y Comunicación de la Universidad de Vic-UCC, de la cual es profesors desde 1986. Doctor en Historia Contemporánea por la Universidad Autónoma de Barcelona. Entre el 2003 y 2011, fue concejal del Ayuntamiento de Vic en representación del PSC, donde ejerció de teniente de alcalde de Economía y Hacienda y responsable de promoción económica. Autor de “El Estado de bienestar y sus detractores” (Octaedro, 2014), fue Premio Joan Fuster de ensayo por “Economia del Absurdo” (Deusto, 2015). También ha publicado "Adiós a la soberanía política" (Ediciones Invisibles, 2017), "La política malgrat tot" (EUMO, 2019) y, elúltimo, "Populismo y relato independentista en Cataluña" (El Viejo Topo, 2020). Josep Burgaya es miembro de Economistes Davant la Crisi (EFC Cataluña).

2 Comments

  1. Lluis el octubre 19, 2020 a las 7:44 am

    A todos los que viven con un smartphone pegado a la mano…habeis probado a vivir sin él? Si veis imposible vivir sin smartphone entonces vuestra vida depende de él…Quién pertenece a quién? Luego ireis cediendo espacio en vuestra vida a otras grandes ideas tecnologicas para controlar vuestras vidas: smartwatch, Siri…
    Tuve smartphone durante 5 años y ahora llevo un año entero sin él. Es la mejor decision que he tomado en mucho tiempo. Cuesta mucho dar el paso, pero una vez hecho, a la semana ni te acuerdas de que mirabas esa pantallita alrededor de tres horas al día.

  2. Guillermo el octubre 19, 2020 a las 12:50 pm

    «Su capacidad de intimidación sólo es comparable a su arrogancia». Por parte del autor me parece una pataleta infantil, demagogia barata al uso, aunque muy molona. Las grandes corporaciones hacen lo que los gobiernos y caos regulativo les deja hacer, ni más ni menos. Dentro de la zona Euro, cotizan en Irlanda o en Holanda porque allí no le cobran casi nada, y es 100% legal, absurdo por parte de la UE pero legal. Si el IRPF fuese el mismo en toda Europa, este problema no existiría, pero se les deja la opción de pagar menos de forma legal y la aprovechan, como haría cualquier PYME o privado. Y, si al autor tiene pruebas de todo ese mogollón de millones que Apple oculta en paraísos fiscales, ¿porque no presenta pruebas de este hecho al fisco americano? que se sepa, la evasión fiscal es delito en todo el planeta. Simplificar hasta la banalidad hechos complejos, demonizar e inventarse conspiraciones es muy fácil y uno queda muy guay en la barra del bar, pero hay que demostrarlas o se corre el riesgo de ser considerado un cuñao más.

Deja un comentario





Share
Share
Scroll To Top
A %d blogueros les gusta esto:

Necesitamos su aprobación al uso de cookies para mostrar vídeos, compartir en redes sociales y hacer estadísticas web. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar