Warning: Parameter 2 to wp_hide_post_Public::query_posts_join() expected to be a reference, value given in /homepages/41/d542459659/htdocs/clickandbuilds/Economistasfrentealacrisis/wp-includes/class-wp-hook.php on line 286
Votar por un futuro de progreso | Economistas Frente a la Crisis

Votar por un futuro de progreso

Share

El neoliberalismo es la opción de una derecha radicalizada

Las elecciones del 28A podrían tener como resultado la devolución de España a un oscuro pasado. O pueden abrir el futuro al progreso.

El nuevo panorama político en el espacio de la derecha, con la aparición de un partido de extrema derecha y la radicalización de las otras dos fuerzas, confiere una especial y grave trascendencia a la próxima consulta electoral: la posibilidad de que la alianza de los tres partidos de la derecha alcance a formar Gobierno, es real.

Ante las próximas elecciones generales del 28 de abril, Economistas Frente a la Crisis ha organizado el 25 de abril a las 19h un acto público en el Circulo de Bellas Artes de Madrid que se centrará en tres cuestiones centrales del debate político y económico:

  • Economía y Transición Energética
  • Mercado de trabajo y pensiones
  • Impuestos y gasto público

Desde la fila cero participarán en el debate representantes del PSOE y de Podemos, de CC.OO y de UGT  y dos periodistas invitados.

La economía es política concentrada. No sólo es muy preocupante que puedan revertirse derechos y libertades que forman parte de nuestro acervo, como los reconocidos en la regulación del aborto, la constitución de familias diversas, los permisos de paternidad, la lucha contra la violencia de género… sino también que pueda retrocederse en aquellas políticas que contribuyen a la reducción de la desigualdad, auténtica lacra de nuestra sociedad, alarmantemente agudizada por el modo en el que la política económica ha gestionado la salida de la “Gran Recesión.

Las fuerzas políticas y sociales comprometidas con la democracia y el progreso –en particular aquellas que sustentan al actual Gobierno- debieran ser muy conscientes de que, para frenar la involución, mantener en el tiempo los avances sociales y continuar en la senda del progreso que España inició con la conquista de la democracia, es necesario que la derecha radicalizada sea frenada con el voto en las urnas.

Las fuerzas de progreso deben concretar propuestas y comprometerse para los próximos cuatro años con las políticas que rescaten de la incertidumbre y de la precariedad a amplias capas sociales negativamente afectadas por la globalización y el cambio de las estructuras productivas. Deben despejar las dudas sobre las necesarias derogaciones de la reforma laboral y la de pensiones, y sobre un nuevo modelo de financiación de la Seguridad Social. Deben superar la confusión conceptual de los planteamientos medioambientales y de la regulación energética. Deben corregir el sistema de financiación autonómico, al tiempo que cohesionan el territorio… A todo lo cual deben añadir la apuesta decidida pero crítica para hacer avanzar de nuevo a Europa.

Planteamientos claros, de progreso, que generen confianza y destierren las dudas de los ciudadanos y las ciudadanas. Porque, de otra forma, podrían quedarse en sus casas y abrir la puerta a una derecha intransigente. La abstención es un voto entregado a la derecha. No es el momento de rebajar el nivel de ambición. Por el contrario, es hoy el día de mostrar sin dudas las propuestas económicas que convocan a toda la izquierda, que despertarían el entusiasmo de la España progresista, dirigidas inequívocamente a mejorar la calidad de vida de una amplia mayoría social.

En suma, no puede haber otro objetivo que ganar -con argumentos propios- los votos de la abstención y de los ciudadanos que creen en el progreso de la sociedad… debilitando la base electoral de una derecha que mira al pasado.

Por todo ello, Economistas Frente a la Crisis considera imprescindible reafirmar que, en su opinión:

  • No serán las políticas de la derecha -sino las políticas progresistas- las que permitirán la recuperación de los derechos laborales perdidos, la vuelta al equilibrio en las relaciones laborales, el crecimiento de la productividad, el reparto proporcionado de sus frutos y la superación de toda forma de precariedad laboral como vía falsa de competitividad.
  • No serán las opciones vinculadas con los grupos privilegiados, aquellos que sistemáticamente se oponen a gravar de manera justa las rentas de capital y los beneficios de las grandes empresas, las que permitan cerrar la gran distancia negativa que nos separa de la mayoría de los países europeos en recursos públicos para sostener y desarrollar el Estado de Bienestar.
  • No serán los políticos de la derecha, conectados con los espacios de poder de los grandes grupos de intereses económicos, los que procuren una regulación de los mercados que maximice su eficiencia, los que impulsen y piloten la transición energética y medioambiental, los que estimulen la digitalización de la economía, compensando sus consecuencias y repartiendo equitativamente sus beneficios.
  • No serán las políticas desreguladoras y “mercadistas” las que garanticen el cambio de modelo productivo que debe sacar a España de sus seculares retrasos, convirtiéndola en una sociedad más próspera, más abierta, más plural, más igualitaria y más inclusiva. Ni las que harán de España un país más transparente, con una ética pública y privada capaz de enterrar las corrupciones y despilfarros sufridos en épocas recientes.
  • No será, en fin, la retrógrada política de una derecha reaccionaria la que incorpore la igualdad de género y el feminismo, uno de los vectores de transformación social más imparable de nuestra sociedad, para traducirlo en leyes igualitarias que eliminen discriminaciones basadas en el machismo y que perpetúan, entre otras injusticias, una brecha salarial injustificable incluso desde la teoría económica.

Todo esto que la derecha no hará, responde a lo que la derecha ha hecho y a lo que anuncia. Porque no pertenece a su ámbito político. Solo la izquierda y las fuerzas que la acompañen pueden hacerlo.

Los ocho meses de gobierno socialista han señalado que, con voluntad política, se pueden conformar mayorías que apuntalen el progreso para toda la ciudadanía. Pero no ha sido suficiente. Se debe intensificar el nivel de ambición en el plano laboral, en el fiscal, medioambiental, energético, educativo, en las políticas sociales y la financiación autonómica.

Esta cita electoral tiene una importancia crucial, decisiva. Nuestro país no se puede permitir ningún paso atrás. Por todo ello hacemos un llamamiento tanto a los ciudadanos como a los partidos políticos, a los sindicatos y las organizaciones ciudadanas progresistas para que converjan en los aspectos esenciales y comprometan políticas alternativas que den soluciones efectivas a los problemas de nuestra sociedad y, en especial, a los de la población que todavía no ha dejado la crisis atrás.

Movilizar los votos de una mayoría social que tome las riendas de un futuro de progreso. Esta es la cuestión.

Economistas Frente a la Crisis  

        

About Economistas Frente a la Crisis

Asociación de Economistas Frente a la Crisis

1 Comment

  1. Juan Antonio Quesada Carpio el abril 7, 2019 a las 6:04 pm

    Hola:
    Gracias por la información.
    Creo que el “acto público” anunciado debería ser en fechas anteriores , para que hubiese tiempo para difundir , los datos y consecuencias aportados, en los medios de comunicación y así poder concienciar a los votantes.

Deja un comentario





Medio asociado a eldiario.es
Share
Share