Skip to content

Un sobresalto de desgobierno

Share

Por José Molina Molina, Doctor en Economía, sociólogo y miembro de Economistas Frente a la Crisis EFC / Murcia

Se percibe en la sociedad una sensación de desgobierno y, como consecuencia, los ciudadanos buscan las energías democráticas de una alternativa que impulse un nuevo horizonte que, sin ataduras, sea capaz de devolver a las instituciones la democracia, el Estado de Derecho en su plenitud, para culminar la labor de los constituyentes de 1978. Ese horizonte como meta implica asumir que la forma en que se gestiona la democracia hoy es parte del problema, pero también tiene que ser  la solución incorporando dos actitudes esenciales: diversidad y solidaridad democrática. Dos elementos que no encontramos en la política nacional, pero tampoco en la regional ni en la gestión de los  grandes municipios, donde se gobierna sin transparencia, sin coherencia e implicados algunos gestores en procesos judiciales que a los ciudadanos nos dejan sin respuesta

Es el momento de recordar lo que Bobbio nos avisaba: “Si cuestionamos la soberanía popular, nos introducimos en el escabroso mundo de los populismos”. Y es que el proceso democrático es un método de concertación institucional para llegar a decisiones políticas y administrativas, de tal manera que si unas mayorías bloquean el proceso y expulsan al resto del juego democrático, no se puede pedir a los desalojados que asistan de meros acólitos a las decisiones institucionales.

Estamos tocando fondo y, hoy por hoy, no podemos ver con tranquilidad los escenarios político y económico. La situación de la Hacienda nacional, y la regional en especial, es caótica. La AIReF –Organismo supervisor de la UE– ha instado al ministro Montoro a que active los mecanismos legales de estabilidad presupuestaria, los cuales prevén que el gobierno aperciba por escrito para que se corrija la deriva del déficit presupuestario que aumenta sin cesar. Y si la AIReF llegara a detectar pasividad por parte del ministro, podrá impulsar la norma 20 de su Estatuto pidiendo responsabilidades. La Comisión Europea ha entrado en acción y, si alguno tiene alguna duda, lo puede consultar a los informes emitidos por la Comisión. Siete hacienda regionales están en el grupo de las comunidades que tienen pendientes sus planes de reequilibrio, y en vez de solucionar los problemas de financiación, se alarga con financiación a tipo cero, dejando los problemas para que los solucionen los siguientes. No dan explicaciones ni dejan que se controle,  y las causas del endeudamiento siguen sin controlarse, y algunos pensamos que hasta que una auditoria ciudadana ponga blanco sobre negro la mala gestión de nuestras haciendas no se pondrá fin a esta cadena de despropósitos financieros.

Un sistema de financiación para 17 territorios y dos ciudades (Ceuta y Melilla), es complejo, sin duda, y desde el inicio de nuestra Constitución la financiación autonómica no ha sido un método pacífico. Sin embargo, posteriormente cambió el sistema y se incorporó la ‘corresponsabilidad fiscal’ que significa que el que quiere dar mejores servicios tiene que saber recaudar más y mejor. O sea, tiene que ser un buen gestor no un cajero de ventanilla en recaudación voluntaria de tiempos de bonanza. Hay que cobrar y hay que saber gestionar, analizar los costes efectivos y ser eficiente. Porque no podemos acusar a otros de nuestras ineficiencias, o  esperar a que el sistema cambie y nos sea favorable. Es cierto que el peso de la población en el modelo de financiación es un problema, pero no es todo el problema. El problema es que no se ha gestionado bien.

En más de tres décadas de gobiernos autonómicos no hemos encontrado las vías de convergencia con Europa. Y ni siquiera hemos mejorado en el ranking  las economías regionales. ¡Algo no se ha hecho bien!

Quiero pedir a los que calientan motores para iniciar la carrera electoral del año próximo, que antes de ponerse el número en el dorsal digan si creen en el sistema democrático. Así de claro. Porque un sistema democrático debe contar con los ciudadanos, practicar la transparencia y rendir cuentas. No queremos chapuzas y tampoco deseamos que los extremos lleven a la hoguera a la democracia existente, que con tanto esfuerzo creamos. Ante los movimientos que se observan, lo primero es pedir más democracia y después hablemos claro de cómo pagamos lo que debemos, conociendo antes  por qué se ha generado esa deuda, pidiendo cuentas a quien corresponda para, con las cuentas claras, decir bien alto cuánto es bastante. Porque queremos unos territorios integrados  que sean un sueño colectivo que podamos pagar, sin que nadie se lleve lo que aquí hemos creado.

 

Este artículo ha sido publicado por EFC previa autorización de su autor. El 21 y 22/12/2014 fue publicado en el Diario La Verdad y en el Digital Nueva Tribuna

About José Molina Molina

Doctor en Economía y Sociólogo, es Presidente del Consejo de la Transparencia de la Región de Murcia y miembro de Economistas Frente a la Crisis EFC

Deja un comentario





Share
Share
Scroll To Top

Necesitamos su aprobación al uso de cookies para mostrar vídeos, compartir en redes sociales y hacer estadísticas web. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar