Tras el cierre definitivo de Garoña

Share

Entrevista de Antonio Cerrillo a Jorge Fabra Utray en la Vanguardia 13/09/2017

http://shr.gs/Kjhu3FJ

“Sustituir nucleares por renovables abarataría el precio de la luz”

  • “El esfuerzo de inversión en fuentes limpias es una gran oportunidad para la economía”, sostiene Jorge Fabra, uno de los grandes expertos en energía

Jorge Fabra Utray (Madrid, 1949), economista y Doctor en Derecho, segundo presidente de Red Eléctrica de España (1988-1997), Vocal Consejero de la Comisión Nacional de la Energía CNE (2005-2011) y Presidente de Economistas Frente a la Crisis EFC, ve factible un cierre escalonado de las nucleares y su sustitución por centrales con fuentes renovables. Dice que así se abarataría el precio de la electricidad y que se relanzaría la economía el próximo decenio.

-El Gobierno ha decidido el cierre definitivo de la nuclear de Garoña, ¿qué le parece?

Las eléctricas no querían reabrir Garoña porque al parecer los costes de su puesta en explotación para los próximos 14 años, hasta el año 2031, son demasiados altos. No quieren afrontar los riesgos de recuperar estas inversiones, sobre todo en el marco de una creciente oposición parlamentaria y social. Además, es una central pequeña; pero las empresas han logrado lo que querían.

-¿El qué?

-Han obtenido un dictamen previo favorable del Consejo de Seguridad Nuclear. Esto es un precedente que puede serles útil cuando se empiece a plantear la prolongación de la vida del resto de las centrales nucleares, algo que ya está sobre la mesa. A Almaraz le toca renovar antes del 2020; es decir, mañana. Las autorizaciones se tendrán que empezar a pedir ya en serio.

-¿Condicionará este cierre el futuro de las nucleares?

-El futuro de las nucleares no es ni mejor ni peor después del cierre de Garoña. El gran problema es la potente competencia de las energías renovables. Las nucleares contribuyen a la reducción de emisiones de gases invernadero, pero pueden ser sustituidas por las energías renovables, que tienen más ventajas competitivas y económicas.

-El Gobierno prepara la ley de Cambio Climático y Transición Energética. ¿Qué debe incluir?

-El Gobierno tiene que cumplir el acuerdo de París contra el cambio climático y hacer grandes reformas en la regulación del sector eléctrico. Debe dar una respuesta adecuada para sustituir las centrales convencionales por centrales renovables, teniendo en cuenta que el sector eléctrico va avanzar en el ámbito de la movilidad.

La clave es el sector eléctrico…

El gran reto es poner los ojos sobre el sector eléctrico y corregir lo que ha impedido entrar seriamente en un proceso de descarbonización (lograr un balance neutro de emisiones) del sector eléctrico, que ha estado muy condicionado por los altos precios de la electricidad, que han sido totalmente injustificables.

Parque hidroeólico Gorona del Viento en Valverde,en la isla de El Hierro (XAVIER CERVERA)

-¿Qué papel deben desempeñar las nucleares en la nueva etapa?

-Nadie está planteando que se cierren antes de que cumplan sus 40 años de vida de diseño. Empezando por Almaraz y acabando por Trillo, entre el 2021 y el 2028, deberían cerrar todas. Hasta su cierre tendrán un papel muy importante porque, a medida que vayan cumpliendo su vida útil, van a ir abriendo la puerta a las energías renovables.

No las cerraría a corto plazo…

Si todas las nucleares cerraran en el 2023, sería un problema; pero si van cerrando paulatinamente, a lo largo de diez años, eso a va a dar una oportunidad a nuestro país.

-¿A la economía?

-Este país necesita un cambio de modelo productivo muy profundo. Sustituir la potencia del parque nuclear instalada por energía renovable implica un esfuerzo inversor brutal, más de 22.000 millones de euros. Y esto es una gran ventaja y una gran oportunidad para nuestra economía. Esto supone crear tejido industrial, tejido empresarial, empleo de calidad, I+D… Hay que tener en cuenta que invertir esos 22.000 millones de ­euros nos va a permitir obtener kiloWatios hora a menor coste. Solamente, pensando en términos económicos, este país necesita iniciar el camino de la transición energética.

-El ministro de Energía, Álvaro Nadal, dijo que si el parque nuclear cerrara, subiría el coste de la luz un 25%…

Mi aproximación al impacto económico del cierre no es ese. Los datos que manejo apuntarían a un incremento del 5% si no es sustituida. Pero si es sustituida por centrales renovables, el precio de la luz bajaría, incluso manteniendo el ineficiente sistema regulatorio actual. No sé de dónde saca el ministro sus datos.

-Usted ha sido crítico con el sistema de conformación de precios de la electricidad, pues el coste de la tecnología más cara impone el precio final, que es el más caro. ¿Debe cambiar esto la ley?

-Sí, hay que crear un mercado adecuado a las características de la electricidad. Carece de sentido que todas las tecnologías compitan con todas, porque eso lleva a posiciones de monocultivo que el sistema eléctrico no puede soportar. Cada kiloWatio hora, según la tecnología que lo haya generado, tiene un coste diferente y, además, presta un servicio también diferente al Sistema Eléctrico. Carece de sentido que todos tengan una misma retribución. El kilovatio hora de origen fotovoltaico es muy predecible, por las características de la radiación solar, y muy constante en todos los días de una misma estación del año; la energía eólica es menos predecible y más intermitente pero puede darnos energía por la noche, la energía eléctrica de origen nuclear… de origen térmico… todas tienen costes diferentes y prestan servicios diferentes al Sistema

-¿No hay que retribuirlas a todas igual, pues?

-No.

-¿Y cómo se hace?

-Con planificación energética, ya sea por el gobierno o por una autoridad reguladora independiente, de la capacidad de oferta y de su composición tecnológica para cumplir con certidumbre con los objetivos comprometidos. Y recurriendo al mercado para tener información que  revele los costes medios reales de producción. Para eso están las subastas por tipo de tecnología. Si hacemos competir a la fotovoltaica contra la fotovoltaica con perspectiva a largo plazo, entonces nos revelará el coste medio de esa tecnología en cada período; e iremos conociendo la curva de aprendizaje, capturándola a favor de los consumidores y de la competitividad de la economía. Y este mismo sistema valdría para la eólica, la energía solar de alta concentración…

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *