Skip to content

La independencia y la destrucción de la realidad

Share

A la versión en castellano, sigue versió en català

Por Emili Ferrer Inglés, coordinador de Economistes Davant la Crisi (EFC/Catalunya)

No es aceptable la utilización de argumentarios y datos no contrastados, falsos o destinados a convencer a la ciudadanía de que apoye con sus votos propuestas políticas tan importantes como la independencia de Catalunya. Y hacerlo aprovechando el desconocimiento por una gran parte de la población de algunos temas, que de tan reiterados adquieren categoría de verdad. Argumentos y relatos que pueden llegar a sustituir la percepción de la realidad y condicionar emociones. Hasta el punto de bloquear la razón y hacernos aceptar el sacrificio de los principios democráticos con la cabriola de pasar de ser un partido amigo de los negocios a la insumisión. Y después, a la búsqueda desesperada de acuerdos con formaciones que defienden directamente la salida de Europa.

Nada se puede objetar a los que por convicción personal defienden la independencia de Catalunya y mantienen esta posición aunque de ella se derive un Estado en unas condiciones peores que a las de resto de España, porque este no es el fundamento de sus razones. Josep Borrell y Joan Llorach reconocen en su libro ‘Las cuentas y los cuentos de la independencia’ que un nuevo Estado es viable, pero, ¿es esta la pregunta? Debemos plantearnos si es posible dialogar, contraponer posiciones y argumentar cuando la información utilizada no es consistente o no refleja la realidad. Es posible y necesario contrastar y rebatir las opiniones más diversas, pero las razones deben sustentarse siempre en datos e informaciones consistentes, contrastados y veraces.

En consecuencia, en primer lugar identificaremos algunos de los falsos argumentos citados por Borrell y Llorach, cuya utilización comporta deslealtad respecto a los ciudadanos, especialmente en el argumentario que hace referencia a la Unión Europea, a la viabilidad económica y al expolio fiscal. En segundo lugar, es necesario evaluar cuál ha sido el resultado de las políticas indiscriminadas de austeridad del gobierno de CiU, con el apoyo de los impulsores de la independencia, cómo ha afectado en ámbitos como el empleo, la sanidad o las desigualdades, y cómo a partir de este desastre sus responsables se nos ofrecen como garantes de la salida de la crisis. Y en tercer lugar, aportar propuestas para el necesario retorno a la realidad.

La deslealtad de los argumentos

Sobre el reconocimiento de Europa, la Assemblea Nacional de Catalunya (ANC) afirma que “si Catalunya quiere formar parte de la Unión Europea, formará parte”. ¿Podemos deducir de esta afirmación que aunque las normas de la Unión Europea lo impidan, Catalunya igualmente formará parte de la Unión Europea? Jordi Sánchez, aun siendo el Presidente de la ANC, no lo ve tan claro (La Vanguardia: 26 de agosto de 2015): “Catalunya quedaría transitoriamente fuera de la Unión Europea”, y comparte sus dudas con Artur Mas. The Economist estima la transición en cuatro o cinco años. Un tratado de asociación comercial como propone la ANC implica, en cualquier caso, estar fuera de la Unión Europea.

Algunos países europeos ya se han manifestado. Borrell y Llorach citan en el libro que Francia, Alemania, Gran Bretaña e Italia ya han manifestado que no apoyarán un proceso de independencia para Catalunya. Por otra parte, el 30 de octubre de 2015, Ban Ki Mun, Secretario General de Naciones Unidas, declaraba que “Catalunya no está en la categoría de territorios con derecho a la autodeterminación”.

También citan algunos ejemplos de lo que dice Europa: el artículo 52.1 del Tratado de la Unión exigiría, para el ingreso del eventual estado catalán en la Unión, la unanimidad del Consejo Europeo y en la ratificación de cada uno de los estados miembros, sin excepción.

En marzo de 2014 la Comisión Europea acordó que “cuando un territorio de un Estado deje de formar parte de este Estado, porque se convierta en Estado independiente (…) desde el día de su independencia se convertirá en tercer Estado en relación a la Unión Europea y los tratados ya no serán de aplicación en su territorio”.

En sentido similar se pronuncia el Comité de las Regiones de Europa, en el dictamen del 12 de abril de 2015: “… en el caso de que una región europea obtuviese la independencia, debería solicitar la adhesión como cualquier nuevo Estado que quisiera ser miembro de la Unión Europea” y esta requiere un acuerdo unánime difícil de conseguir.

De forma sorprendente, Jordi Sánchez se enfrenta a esta realidad y lanza una advertencia a Europa (El País: 22 de noviembre de 2015): “Europa es enormemente pragmática y, si seguimos reforzando mayorías sociales, mantenemos el pulso con el Estado y forzamos la legalidad, Europa terminará interviniendo”. Aunque no aclara en qué sentido prevé que será aquella intervención.

Es cierto que la independencia de Catalunya es económicamente viable. Pero incluso aunque generase déficit, no sería motivo para no defender un nuevo estado independiente. La pregunta que es necesario que nos formulemos es si este es el futuro que queremos para Catalunya. Y especialmente: ¿Se puede construir un nuevo Estado sobre una base de argumentos falsos y escondiendo información a los ciudadanos?

Antes de comentar el denominado expolio fiscal son necesarias dos consideraciones: la primera es que Catalunya tendría un déficit inferior, si contribuyese en proporción a su renta como indicador de capacidad y recibiera en proporción a su población como indicador de necesidad. La segunda es la difícil justificación de la excepcionalidad de los sistemas forales.

Cuando se dice que Catalunya padece un expolio fiscal se hace referencia a la diferencia entre los impuestos que pagan los catalanes y lo que reciben a cambio, que para unos cuantos se concreta en la simpleza de afirmar que “España nos roba”. En la cuantificación de este déficit la ANC dice que es de 16.000 millones de euros, Junts pel Sí habla de 15.000 millones de euros. En ambos casos, son cifras que no contemplan los gastos que debería asumir un nuevo Estado independiente. Cuando se computan estos gastos la cifra se reduce substancialmente, de forma que el Conseller d’Economia i Coneixement ha llegado a cuantificarlas en 2.402 millones de euros.

Un ingreso anual suplementario de 16.000 millones de euros equivaldría a que durante los primeros 10 años Catalunya vería incrementados sus recursos en un importe equivalente al PIB de un año de países como Irlanda, Finlandia, Portugal o Grecia, y que su PIB por habitante sería superior al de Italia, igual al del Reino Unido y próximo al de Francia, es decir uno de los más elevados del mundo. Es un argumento que nos traslada directamente del mundo creíble al mundo de la magia.

El déficit fiscal calculado por la ANC y Junts pel Sí sería equivalente al 8% del PIB, el doble de los landers alemanes, dicen. Curiosamente, en Alemania no se han publicado las balanzas fiscales. Borrell y Llorach lo documentan: Reinhar Silberger, embajador de Alemania en España, el 23 de diciembre de 2103 explicó que “después de haber consultado todas las fuentes legales, no hemos podido encontrar que exista el límite del 4,5% para el déficit de los lander”. Este argumento tampoco resiste una visión comparada. El déficit calculado para New Jersey (USA) es del 8%; en Alberta (Canadá) el 7%; en Valonia (Bélgica) el 7%; en Lombardía (Italia) el 11,5% y en Estocolmo (Suecia) el 7,6%.

Las normas de financiación se deben modificar, pero las que se están aplicando responden a la legalidad vigente y al actual Estatuto de Autonomía que se cerró con un acuerdo global entre Artur Mas y José Luis Rodríguez Zapatero en enero de 2006.

No hay que olvidar que la Ley de Estabilidad Presupuestaria y el RDL 12/2012 de amnistía fiscal se aprobaron con el voto de CiU. Y que el 1 de junio de 2011, CiU, con los votos del PP, decidió la eliminación del impuesto de sucesiones y que el 2013 se acordó eliminar el impuesto sobre bebidas con alto contenido en azúcar. Por otra parte, no son ajenas a los déficits las consecuencias de la gestión del proceso de las privatizaciones de Aigües Ter-Llobegat, de la venta de activos públicos (Túnels de Vallvidrera y del Cadí).

En su conjunto, la gestión de CiU ha incrementado la deuda pública de la Generalitat desde 34.700 millones de euros en 2010 a 64.800 millones en 2014. Todo ello son ejemplos que ilustran la incompetencia de los que se presentan como valedores de las soluciones para nuestro país.

Es el resultado de cinco años de una misma política con socios diferentes, primero con el PP y después con ERC. Ahora se pretende lo mismo. Con el acuerdo con la CUP, nos quieren engatusar una vez más. Pretenden un intercambio con la CUP de la Presidencia de la Generalitat por un “plan social”, comprometiendo competencias que no existen. Las políticas se dejan intactas, y por lo tanto se mantendrá el crecimiento de la desigualdad, de la precariedad y el aumento de la exclusión social a cambio de un minuto, o de un segundo de gloria de la CUP.

Las consecuencias de la austeridad

Santi Vila, Conseller de Territori i Sostenibilitat del Gobierno de Artur Mas, decía el 15 de diciembre de 2014 en el diario Ara: “Sin el relato en clave nacionalista, no se habrían podido soportar los ajustes de más de 6.000 millones de euros”. Se trata tanto de esconder la acción de la mayoría de gobierno como de esconder sus consecuencias.

La mentira y los falsos argumentos que Artur Mas recriminaba al Gobierno del Estado (en un discurso en el Círculo de Economía, Sitges 2011): “Nos falta credibilidad, porque piensan de nosotros que no decimos la verdad”. Mas reclamaba “flexibilidad para asegurar el valor de las políticas de austeridad” y aseguraba que “no subir los impuestos y bajar los gastos es el contrapunto a los excesos, la algarabía y la demagogia de la izquierda”.

Ejerciendo de precursor en España de las más duras políticas de austeridad y ajuste fiscal, el 17 de junio de 2014, Artur Mas visita a Pat McCroy, Gobernador de Carolina del Sur, considerada por New York Times como “el laboratorio global del Tea Party”. Pat McCoy se congratulaba de “las similitudes de sus políticas” con las de Artur Mas.

Las políticas de austeridad, que Antón Costas califica para la eurozona de destrucción masiva, y la reforma laboral de 27 de junio de 2012 aprobada con los votos de CiU y de PP, han producido un efecto devastador en el empleo en Catalunya. Desde el 2010 han desaparecido el  4,6% de las empresas con asalariados, y el 21,3% en relación a 2009. Se ha destruido el 5% del empleo. En el sector público la reducción ha sido del 12%, un 34% superior a la media de España. Especialmente grave ha sido en la población entre 16 y 24 años, que ha perdido el 44% de los puestos de trabajo.

La población activa ha bajado en 177.100 personas, el 4,5%, al mismo tiempo que los catalanes entre 15 y 64 años residentes en el extranjero han aumentado el 65,49%. En los jóvenes de entre 15 y 24 años el incremento de residentes en el extranjero asciende al 84,15%, llegando a 157.900 personas. La precariedad en el empleo no deja de crecer, la tasa de temporalidad ha pasado del 18,9% en 2010 al 20,5% en 2015, afectando al 66,7% de las personas entre 16 y 24 años.

La tasa de paro en el tercer trimestre de 2015 es del 17,5% de la población activa. Si se ajusta la tasa de paro de la EPA al descenso de la población activa desde 2010, al incremento de la población residente en el extranjero y al incremento de la contratación temporal y a tiempo parcial, la tasa de paro sería del 23,1% en 2010 y del 28,2% en 2015. Según los datos de Eurostat referidos a 461 regiones europeas, ordenadas por la tasa de paro, de mayor a menor, Catalunya ocupaba el año 201 el puesto 228 y ha subido al puesto 53 el año 2014.

Con estos datos se muestran cómo se ha secuestrado el futuro de los jóvenes, pero también el futuro de las personas en paro de más de 45 años, y el de los parados de larga duración que representan el 58,9% de los parados, cerca del doble de la tasa europea. Son parados cuyo horizonte inmediato sólo es la prestación de desempleo, que en Catalunya únicamente cubre el 46.65% de las personas en paro.

Los recortes han desmantelado el ‘Servei d’Ocupació de Catalunya (SOC)’, un instrumento para la política de empleo y para dar soporte a la búsqueda de empleo. Según un estudio de Joan Antoni Aluja, se ha reducido un 30% el personal del SOC, quedan 1.342 empleados para atender a 506.306 personas, se gestionan solo el 29,5 % de las ofertas de trabajo. El resto de la gestión se ha privatizado.

El gobierno de CiU es el precursor en España de los recortes indiscriminados en el gasto sanitario público, del copago con el euro por receta y de las privatizaciones. Solo posteriormente los gobiernos del PP han generalizado estas políticas. El resultado: en 2012 el gasto sanitario público en Catalunya era el 14,65% del total de España, mientras que los recortes eran el 21,75% del total. Y después se reclamaba la aplicación generalizada de estas políticas al modelo sanitario español (Mas Colell, 2011).

Una de las muchas consecuencias de los recortes en sanidad ha sido el crecimiento de las listas de espera de cirugía, que han pasado de 56.670 pacientes en diciembre de 2010 a 160.000 en febrero de 2015 (Servei Català de la Salut). Sin inmutarse prometen crear ‘Un país sin listas de espera’. Deben pretender eliminar las listas, pero no la espera.

No puede ser de otra forma cuando Boi Ruiz, Conseller de Sanitat del gobierno de la Generalitat, declaraba en 2011: “La salud es un bien privado que depende de uno mismo, no del Estado” y aseguraba que “no existe un derecho a la salud porque esta depende del código genético que tenga la persona”. Es conveniente considerar el entorno en el que se aplica esta política: en Catalunya el gasto sanitario privado por habitante era en 2010 el 30 % del total, la media de la UE era el 28,8%, España el 26,4%, Bélgica el 24,4%, Francia el 22,9% e Italia el 20,4%.

Los precursores de un Estado independiente se comprometen a aumentar las pensiones por jubilación en un 10%. Dicen que lo financiarán con cargo al superávit de 24.774 millones de euros de la seguridad social en Catalunya, acumulado entre 1995 y 2010. Quizá fuera posible en 2010, antes del gobierno de CiU, pero desafortunadamente después del gobierno de CiU las cifras no son las mismas. En la última liquidación, la de 2012, el superávit se ha convertido en un déficit de -8.051 millones de euros. La prudencia es necesaria al ofrecer a la población pensiones que no existen. Con razón son cuestiones a tratar en pactos de Estado. La utilización demagógica es una falta de respeto a las personas jubiladas y a las personas en paro. Las angustias y las dificultades de los ciudadanos no se pueden utilizar con finalidades políticas

Al ser el gobierno de la Generalitat el último recurso para los colectivos más afectados por la crisis, el recorte del 15% en el gasto de bienestar social (educación, sanidad y protección social) del gobierno de Artur Mas ha causado efectos devastadores sobre la desigualdad y ha roto la cohesión social.

En 2104 el 20,9% de la población -con tendencia ascendente- vivía por debajo del umbral de la pobreza, según los datos del Institut d’Estadística de Catalunya. El 12% de los hogares tenían baja intensidad en trabajo, y el 12% estaba en situación de privación material severa. La tasa AROPE (Alt Risk of Poverty and Exclusión) que mide el conjunto de estos efectos, ha pasado del 23 % de la población en 2013 al 26% en 2014. Las desigualdades también se manifiestan en la distribución de las rentas, el índice S80/20 que mide la relación entre el 20 % de la población con más renta y el 20% de la población con menos renta, ha pasado del 5,9% en 2010 al 6,5% en 2014.

Según UNICEF, el 2012 el 17,5% de la población de Catalunya menor de 18 años estaba en riesgo de pobreza severa (menos del 40 % de la renta media). Una proporción que representa el triple de la media de la Unión Europea. En 2010 el 9,5% de la población vivía en hogares en los que todos sus miembros estaban en el paro. La proporción se ha incrementado hasta el 11,9% en 2015. Con una reducción de -11% de los beneficiarios de la Ley de Dependencia entre 2012 y 2015.

Ante este desastre social la Mesa del Tercer Sector forzó el año 2014, con el apoyo de PSC, ICV y la CUP, la única sesión del Pleno del Parlament en cuatro años en que ha tratado de la pobreza y la desigualdad.

¿Pero esto qué es?

Como si no fuese con ellos, los responsables de este “cataclismo conducido maravillosamente” (Víctor Hugo, con referencia a la derrota de Waterloo), los que presumen de pioneros de la radicalidad en las políticas de austeridad y los que les apoyan, ahora se presentan como garantía en la creación de un nuevo estado. Un estado en el que aspiran a gobernar y donde, dicen, no pasará lo que ellos han provocado, y donde, afirman, no tendrán cabida las políticas que han aplicado. Es como si quisieran llevarnos al país de Nunca Jamás.

Nos han dejado en el peor de los escenarios posibles para la política, aquel que pone obstáculos al diálogo y a la negociación. Dos elementos indispensables para hacer probable realidad aquello que solo es una posibilidad. Pero con falsos argumentos y la subasta del proceso hemos pasado de la apelación al derecho a decidir al juego de casino. Y mientras, el país sin gobernar.

Pretenden atraparnos, sin éxito, entre el irresponsable –el problema no existe y ya lo resolverán los tribunales- y el aventurero –solo se arreglará con un nuevo estado-. Quieren levantar paredes y obstáculos para impedir alcanzar los cambios necesarios en el ámbito de la financiación y la gobernabilidad territorial que nos lleven a un Estado federal, entendido como el resultado del intercambio y la negociación desde posiciones diferentes.

El nacionalismo catalán y español se retroalimentan y cuando se enfrenta, como dice López-Burniol, la primera víctima es la verdad. Esto nos devuelve al principio de este texto, al lenguaje. Y ahora a la extensión preocupante de expresiones tecnológicas propias de las redes: desconexión, click, pasar pantalla… que como dice Pérez Oliva se crían en la carencia de relaciones reales y tangibles.

Recuperando la realidad

Por descontado que el retorno a la realidad no es fácil y que la salida política es muy compleja. La política siempre es difícil, por alguna razón dicen que Freud la situaba entre las tres   actividades humanas imposibles. Pero podemos avanzar algunas consideraciones.

Primera: señalar las falsedades del relato independentista no comporta aceptar como bueno el actual encaje territorial de España. El actual modelo autonómico ha cumplido un tránsito temporal importante, y es indiscutible que con él se han conseguido los más altos niveles de autogobierno en Catalunya, pero se ha agotado. Es necesaria y urgente una reforma, especialmente en los aspectos que afectan a una mayor equidad y solidaridad interterritorial, acentuando las referencias federales, en tanto que constituyen una de las mejores formas conocidas de hacer frente a estos retos. Los países avanzados aplican soluciones federalistas.

Segunda: recuperar el diálogo y la política. Sólo la racionalidad y la sensatez pueden evitar el deterioro de la convivencia y sus consecuencias, y lo que todavía es peor, que sea cual sea el resultado de este proceso quedarán establecidas las condiciones para la fractura social.

Tercera: el proceso de la independencia, de forma irresponsable, ha deteriorado las instituciones de representación política. Es necesaria la recuperación institucional de los agentes políticos, empresariales y sindicales.

Cuarta: la recuperación de la actividad económica, para que sea posible y sostenible, debe sustentarse en la certeza y la seguridad institucional, que hoy las propuestas independentistas no garantizan.

Quinta: recuperar los espacios de concertación social, política y económica imprescindibles para asegurar una salida inclusiva de la crisis, que recupere los instrumentos de concertación laboral y que no deje a nadie en el camino.

El sociólogo alemán Ulrich Beck fue interpelado en relación al proceso de independencia al final de una conferencia en Barcelona el 14 de enero de 2013. Respondió con un diagnóstico y una recomendación. Calificó el proceso de anacrónico, por considerar que la creación de naciones-estado forma parte del pasado, y aconsejó que, en cualquier caso, no se debe hacer excesivamente el ridículo. ¿Llegaremos a tiempo?

——————————————————————————

Versió en català

LA INDEPÈNDENCIA I LA DESTRUCCIÓ DE LA REALITAT. Guanyant amics.

Por Emili Ferrer Inglés, membre d’Economistes Davant la Crisi (EFC/Catalunya)

1. La substitució de la realitat

Amb ocasió de la presentació del llibre de Josep Borrell i de Joan Llorach: “Las cuentas y los cuentos de la independencia”[1], el passat setembre, deia que no es pot acceptar la utilització d’argumentaris i dades no contrastades, errònies o falses  per convèncer a la ciutadania de que donin suport amb el seus vots a propostes polítiques tant importants com la de la independència de Catalunya, aprofitant el desconeixement per una gran part de la població d’alguns temes, que de tant reiterats adquireixen la categoria de veritat. Arguments i relats que poden arribar a substituir la percepció de la realitat i condicionar les emocions, fins  al punt de bloquejar la raó, i fer-nos acceptar el sacrifici dels principis democràtics amb la cabriola de passar d’amics dels negocis a la insubmissió i després a la recerca desesperada d’acords amb els que defensen directament la sortida d’Europa.

Res es pot objectar als que per convicció personal defensen la independència de Catalunya, i sostenen aquesta posició encara que se’n derivés un Estat en unes condicions pitjors a les de la resta d’Espanya, perquè aquest no és el fonament de les seves raons. Tal com afirmen Borrell i Llorach un nou Estat és viable. Però, és aquesta la pregunta? Ho ens hem de preguntar si és possible dialogar, contraposar posicions i argumentar quan la informació utilitzada no és consistent o no reflexa la realitat. És possible i necessari contrastar i rebatre, si és el cas,  les opinions més diverses amb raons, però les raons s’han de sustentar sempre en dades i informacions consistents, contrastats i verdaders .

Per això, en primer lloc, cal identificar  alguns dels falsos arguments citats per Borrell i Llorach, la utilització dels quals comporta deslleialtat vers els ciutadans, especialment en l’argumentari que fa referència a l’Unió Europea, a la viabilitat econòmica i a l’espoli fiscal.

En segon lloc , s’ha d’avaluar quin ha estat el resultat de les polítiques indiscriminades d’austeritat del govern de CiU, amb el suport dels impulsors del procés d’ independència, com han afectat  en àmbits com l’ocupació,  la sanitat o les desigualtats, i  com a partir d’aquests desastres els mateixos responsables s’ofereixen  com garants per a la  sortida de la crisi.

I en tercer lloc, aportar propostes pel necessari retorn a la realitat.

2. La deslleialtat dels arguments

Sobre el reconeixement d’Europa del nou Estat catalè l’Assemblea Nacional de Catalunya (ANC) afirma que: “Si Catalunya vol formar part de la Unió Europea, en formarà part”. Es pot deduir d’aquesta declaració que encara que les normes de la Unió Europea ho impedissin,  Catalunya igualment en formaria part? Jordi Sánchez, tot hi essent el president de l’ANC no ho veu tant clar (La Vanguardia: 26 agost 2015) “Catalunya quedaria “transitòriament” fora de la UE, i comparteix els dubtes amb  Artur Mas.  The Economist’ preveu que la transició duraría en quatre o cinc anys. En qualsevol cas, un tractat d’associació comercial com proposa l’ANC implica, en qualsevol cas,  estar fora de la Unió Europea.

Alguns països europeus ja s’han manifestat, Segons Borrell i Llorach fan països com França, Alemanya, Gran Bretanya, o Itàlia, de forma expressa no donen suport a un procés de d’ independència de Catalunya. D’altra  part el 30 d’octubre de 2015, Ban Ki Mun, Secretari General de Nacions Unides declarava que: “Catalunya no està en la categoria de territoris amb dret a l’autodeterminació”

També citen alguns exemples de lo que diu Europa: Que l’article 52.1 del Tractat de la Unió exigiria per el ingrés de l’eventual estat català en la Unió, la unanimitat del Consell Europeu i la ratificació de cada un dels estats membres sense excepció.

Al març de 2014 la Comissió Europea va acordar que: “Quan una part del territori d’un Estat deixi de formar part d’aquest Estat, perquè es converteixi en Estat independent (…) des del dia de la seva independència es convertirà en un tercer Estat en relació a la Unió Europea i els tractats ja no seran d’aplicació en el seu territori

En sentit similar es pronúncia el Comitè de las Regions de Europa, en el dictamen del 12 de abril de 2015:  “… en el cas de que una regió europea obtingués la independència, hauria de sol·licitar l’adhesió com qualsevol nou Estat que volgués ser membre de la Unió Europea i aquesta requeriria un acord unànime” . Unanimitat difícil d’assolir.

De forma sorprenent, Jordi Sánchez s’enfronta a aquesta realitat i llança una advertència a Europa (El País: 22 novembre de 2015): “Europa es enormement pragmàtica i, si seguim  reforçant majories  socials i mantenim el pols a l’Estat i forcem la legalitat, Europa acabarà intervenint”. Encara que no precisa en quin sentit preveu que serà aquella intervenció..

És cert que la independència de Catalunya es econòmicament viable. Però  com he  dit  abans encara que es generés un dèficit, això no és motiu per no defensar un nou estat  independent. La qüestió que cal  formular-nos si és  aquest el futur que volem per Catalunya?  I , sobretot, si es pot construir un nou Estat sobre una base d’arguments falsos i amagant la  informació als ciutadans?

Abans de comentar l’anomena’t espoli fiscal, cal fer dues consideracions: la primera es que si Catalunya contribuís en proporció a la seva renda com indicador de capacitat, i rebés  proporcionalment a la seva població, com indicador de necessitat, tindria un dèficit inferior. La segona es la difícil justificació de l’excepcionalitat dels sistemes forals.

Quan parlem de que Catalunya pateix un espoli fiscal ens referim a la diferencia entre els impostos que paguen els catalans i el que reben a canvi, que per uns quants es concreta en la simplicitat d’afirmar : “Espanya ens roba”.  Cal quantificar aquest dèficit fiscal, l’ANC diu que és  de 16.000 milions d’€, Junts pel Sí parla de 15.000 milions d’€. En ambdós casos, son xifres que no contemplen les despeses que hauria d’assumir un nou Estat independent. Quan es computen aquestes despeses la xifra es redueix substancialment, de manera que el Conseller d’Economia i Coneixement ha arribat a quantificar-les  en 2.402 milions d’€.

Un ingrés anual suplementari de 16.000 milions d’€ voldria dir que durant els primers  10 anys Catalunya veuria incrementats els seus recursos en un import equivalent al PIB d’un any de països com Irlanda, Finlàndia, Portugal o Grècia, i que el seu PIB per habitant fora superior al d’Itàlia, igual al del Regne Unit i molt proper al de França. Un dels més elevats del món. Es un argument que ens trasllada directament del món creïble al món de la màgia.

El dèficit fiscal calculat per l’ANC i Junts pel Si seria equivalent al 8% del PIB, i el consideren un cas excepcional, el doble dels landers alemanys.  Curiosament a Alemanya no s’han publicat les balances fiscals, per cap mètode de càlcul,  Borrell i Llorach ho documenten: Reihhard Silberberg, ambaixador d’Alemanya a Espanya, el 23 de desembre de 2013, els va  informar que  “després d’haver consultat totes les fonts legals, no hem pogut trobar que existeixi el límit del 4,5 % per el dèficit fiscal dels länder”.  Aquest argument tampoc resisteix una visió comparada. El dèficit calculat a  New Jersey (USA) es el 8,8%; a Alberta (Canada) el 7%; a Valonia (Bèlgica) el 7,5%; a Lombardia (Itàlia) el 11,5% i a Estocolm (Suècia) el 7,6%.

Les normes de finançament potser s’han de modificar, però les que s’apliquen responen a la legalitat vigent, el contingut del qual ve reflectit a l’actual Estatut d’Autonomia de Catalunya que es va tancar amb un “acord global” entre Artur Mas i José Luís Rodríguez Zapatero, al Palau de la Moncloa, el gener de 2006 .

No s’ha  d’oblidar que la Llei d’Estabilitat Pressupostària i el RDL 12/2012 d’amnistia fiscal es van aprovar amb el vot de CiU. I que, l’1 de juny de 2011,  CiU amb els vots del PP, va decidir l’eliminació  del impost de successions i que al 2013 va acordar retirar el impost sobre begudes amb alt contingut de sucre. Per altra part,  no son alienes al dèficit les conseqüències de la gestió del procés de  privatització d’Aigües Ter-Llobregat, de la  venda d’actius públics (Túnels de Vallvidrera  i Cadí).

En el seu conjunt la gestió de CiU ha incrementat el deute de la Generalitat des de 34.700 milions d’€ al 2010 fins als 64.800 milions d’€ del 2014. Tot plegat, son exemples que  il·lustren la incompetència dels  que se’ns presenten com a valedors de solucions per el nostre país.

És el resultat de cinc anys d’una mateixa política amb socis diferents, primer amb el PP i després amb ERC. Ara es pretén el mateix.  Amb l’acord amb la CUP, ens volen entabanar  un altra vegada. Pretenen un intercanvi  amb la CUP de  la Presidència de la Generalitat per  un “pla social”, comprometent competències que no existeixen. Les polítiques es deixen intactes, i per tant es mantindrà el creixement de la desigualtat, la precarietat i el l’augment de l’exclusió a canvi d’un minut, o d’un segon de glòria de la CUP.

3. Les conseqüències de l’austeritat

Santi Vila, Conseller de Territori i Sostenibilitat del Govern d’Atur Mas, deia el 15 de desembre  de 2014 al diari ARA,: “Sense  el relat  en clau nacionalista, no s’haurien suportat els ajustos de més de 6.000 milions d’€”.  Es tracta per tant d’amagar l’acció de la majoria govern dels últims anys així com d’amagar-ne les conseqüències.

La mentida i els falsos arguments que Artur Mas retreia al Govern de l’Estat(en un discurs al Cercle d’Economia,   Sitges, 2011)[2]: “Ens manca credibilitat per que pensen de nosaltres que no diem la veritat”, i reclamava  flexibilitat per assegurar “el valor de les polítiques d’austeritat” i que “no pujar els impostos i baixar la despesa es el contrapunt als excessos, algaravia i demagògia de l’esquerra”.

El 17 de juny de 2014, exercint de precursor a Espanya de les més dures polítiques d’austeritat i d’ajust fiscal, Artur Mas visita a Pat McCroy, Governador de Carolina del Sud, considerada per The New York Times com ‘el laboratori global del Tea Party. Pat McCroy es congratula de “les similituds de les seves polítiques”[3] amb les d’Artur Mas.

Les polítiques d’austeritat, que Anton Costas qualifica per l’eurozona de destrucció massiva[4], i  la reforma laboral de 27 de juny de 2012 aprovada amb els vots de CiU i del PP, han produït efectes devastadors en l’ocupació a Catalunya. Des del 2010  han desaparegut el  4,6% de les empreses amb assalariats, i el 21,3% si ho comparem amb 2009.  S’ha destruït el  5% de l’ocupació, el 12% en el sector públic (34% superior a la mitja d’Espanya). Especialment greu en la població entre 16 i 24 anys que han perdut el 44%  dels llocs de treball[5].

La Població activa ha baixat en 177.100 persones, el 4,5%, al mateix temps que els nacionals catalans entre 15 i 64 anys residents a l’estranger han augmentat el 65,49% des de 2010,

actualment son 157.900 persones. Entre els joves entre 15 i 24 anys els residents a l’estranger ha augmentat el 84,15%. La precarietat en l’ocupació no para de créixer, la taxa de temporalitat ha passat del 18,9% al 2010  al 20,5% al 2015 i afecta al 66,7% en les persones entre 16 i 24 anys, passant  la contractació a temps parcial del  12,1% al 14,8% .

La taxa d’atur al tercer trimestre de 2015 és del 17,5% de la població activa. Si s’ajusta la taxa d’atur EPA a la baixada de la població activa des de 2010, l’ increment de la contractació a temps parcial i a l’augment de la població entre 15 i 64 anys residents a l’estranger, aquesta taxa que seria del 23,1%  el 2010 passaria al 28,2% el 2015.  Segons les dades d’Eurostat referides a 461 regions europees, ordenades  les taxes d’atur de major a menor  Catalunya ocupava el lloc  228  a l’any 2010, i ha pujat al lloc 53 a l’any 2014.

Amb aquestes dades es mostra com s’ha segrestat el futur dels joves, però també el futur de les persones en atur de més de 45 anys  i el futur dels aturats  de llarga durada, que representen  a Catalunya al 58,9% dels aturats, prop del doble de la taxa europea, i que al 2010 afectava al 45,5%. Son aturats l’horitzó immediat dels quals només es la prestació per atur, que a Catalunya, únicament cobreix el 46,65% de les persones en atur.

Les retallades han desmantellat el ‘Servei d’Ocupació de Catalunya’, una eina per a la política d’ocupació i per donar suport a les persones en la recerca d’un lloc de treball. Segons un estudi de Joan Antoni Aluja s’ha reduït un 30% el seu personal, quedant 1.342 empleats per atendre 506.306 persones  i es gestiona només el 29,5%  de les ofertes de treball. La resta de la gestió s’ha privatitzat. .

El govern de CiU es el precursor a España de les retallades indiscriminades de la despesa sanitària publica, del copagament de l’€ per recepta i de les privatitzacions. Només posteriorment els governs del PP han generalitzat aquestes polítiques. El resultat : el  2012 la despesa en sanitat pública a Catalunya el era  14,65% del total de Espanya, en tant que les retallades  eren el 21,75% del total i alhora reclamant l’aplicació generalitzada d’aquesta política al model sanitari espanyol (Mas-Colell, 2011)[6]

Una de las moltes conseqüències de les retallades en sanitat es el creixement de la llista d’espera de cirurgia, que ha passat de 56.670 persones al   desembre de 2010 a 160.000 al febrer de 2015 (Servei Català de la Salut) Sense immutar-se prometen crear ‘Un país sense llistes d’espera”.  Deuen pretendre eliminar la llista, però no l’espera.

No pot ser d’altra forma quan Boi Ruiz[7], Conseller de Sanitat del Govern de la Generalitat de Catalunya, declarava el 2011 que: “La salut es un bé privat que depèn d’un mateix, o de l’Estat” … i  que “No existeix un dret a la salut perquè aquesta depèn del codi genètic que tingui la persona”.   Cal tenir en compte l’entorn en que s’aplica aquesta política. A Catalunya la despesa en sanitat privada per habitat el 2010 era el 33,2% del total, , la mitja de l’UE el 28,8%, Espanya el 26,4% Bèlgica el 24,4%, França el 22,9% i Itàlia el 20,4%[8].

Els precursors d’un estat independent es comprometen a augmentar les pensions de jubilació un 10%. Diuen que ho finançaran amb càrrec al superàvit de 24.774 milions d’€ de la Seguridad social  a Catalunya acumulat entre 1995 i 2010. Potser això era possible al 2010 abans  que CiU governés, però malauradament després del govern de CiU,  les dades no son les mateixes. A la darrera  liquidació, la de 2012, el superàvit que va és va trobar CiU  s’ha convertit en un dèficit de -8.051 milions d’€[9].  Cal prudència a l’hora  d’oferir a la població sistemes de pensions que ara no existeixen.  Amb raó aquestes qüestions s’han de tractar com a pactes d’Estat.  Aquestes utilitzacions son demagògiques, i manquen al respecte  de les  persones jubilades i a les persones en atur. Les angoixes i les dificultats dels ciutadans no es poden utilitzar amb finalitats polítiques.

Els governs autònoms són l’últim recurs pels col·lectius més  afectats per la crisi, la retallada del 15% en  la despesa de benestar  (educació, sanitat, protecció social) del govern Mas  han causat efectes devastadors sobre la desigualtat i ha  trencat  la cohesió social.

El 2014 el 20,9% de la població, i amb tendència ascendent, vivia per sota del llindar de pobresa segons  dades  de l’Institut d’Estadística de Catalunya. El 12% de llars estava  amb baixa intensitat de treball i el 6,3%  tenia privació material severa. El conjunt d’aquests efectes es mesuren per  la taxa AROPE (Alt risk of poverty and exclusion), aquesta ha passat d’afectar al 23% de la població al 2013 al 26% al 2014 [10] Les desigualtats també es manifesten en la distribució de la renda,  l’índex S80/20 que mesura la relació entre el 20 % de la població amb més renda  i el 20% de la població amb menys renda, ha passat del 5,9% el 2010 al 6,5% el 2014.

Segons UNICEF el 2012 el 17,5% de la població de Catalunya menor de 18 anys estava en risc de pobresa severa, és a dir amb menys del 40% de la renda mitjana. Aquesta proporció representa el triple de la mitja de la UE[11]. El 2010 el 9,5% de la població fins a 17 anys vivia en llars quins membres estaven a l’atur, proporció que s’ha incrementat fins  a 11,9% el 2015[12]. Amb la reducció dels beneficiaris de la Llei de dependència que s’han reduït en un  -11% entre 2012 i 2015 (157.653 el 2012).

Davant d’aquest desastre social la Mesa del Tercer Sector va forçar el 2014, amb el suport de PSC, ICV  i  la CUP, la  única sessió del  Ple del Parlament de Catalunya en quatre anys en que s’ha tractat  la pobresa i la desigualtat[13]. (NOTA: INFORME SOCIAL 2014 FRC)

4. Però això que es?

Com si no anés amb ells, els responsables d’aquest “cataclisme conduit meravellosament” (Victor Hugo en referència a la derrota de Waterloo)[14] els que presumeixen de pioners de radicalitat en les polítiques d’austeritat i els que els hi donen suport, ara es presenten com avaladors de la creació d’un nou Estat, en el que aspiren a governar i a on, diuen, això que ells han provocat no passarà, i que les polítiques que han aplicat no hi tindran cabuda. Com si ens volguessin portar volant al país del Mai Més

Ens han deixat en el pitjor escenari possibles per la política, el que posa entrebancs al diàleg i  a la negociació. Dos elements indispensables per fer probable realitat allò que només es una possibilitat. Amb falsos arguments i la subhasta del procés, hem passat de l’apel·lació al dret a decidir al joc de casino. I entretant el país sense govern.

Pretenen atrapar-nos, sense èxit,  entre l’irresponsable –el problema no existeix i ja ho resoldran els tribunals-  i l’aventurer -només s’arregla amb un nou Estat-. Volen aixecar parets i obstacles per impedir assolir els canvis necessaris en l’àmbit del finançament i la governança territorial que ens haurien de portar a un Estat federal,  entès com el resultat de l’intercanvi i negociació des de posicions diferents.

En això, el nacionalisme català i espanyol  es retroalimenten, i  quan s’enfronten, com diu López Burniol, la primera víctima és la veritat.  Fet que ens retorna al començament d’aquest text, al llenguatge, i a l’extensió preocupant d’expressions tecnològiques pròpies de les xarxes: desconnexió, click, passar pantalla, …que com diu Pérez Oliva[15] surten de la manca de relacions reals i tangibles.

5. Recuperem la realitat

Per descomptat que el retorn a la realitat no és fàcil i que la sortida política és complexa. La política sempre és difícil. Per alguna raó diuen que Freud situava la política, per la seva dificultat,  entre les tres activitats humanes impossibles. Però es poden avançar cinc consideracions:

Primera: Assenyalar les falsedats del relat independentista no comporta acceptar per bo l’actual encaix territorial d’Espanya.  L’actual model autonòmic ha complert un trànsit temporal important, És indiscutible que amb ell s’han assolit els més alts nivells d’autogovern a Catalunya , però s’ha esgotat. És necessària i urgent la reforma, especialment en els aspectes que afecten a una major equitat i solidaritat interterritorial, accentuant les referències federals en tant que constitueixen  una de les millors maneres conegudes d’afrontar aquests reptes. Els països avançats apliquen solucions federalistes.

Segona: recuperar el diàleg i la política . Només la racionalitat i la sensatesa poden evitar el deteriorament de la convivència i les seves conseqüències, i el que encara es pitjor , que sigui quin sigui el resultat d’aquest procés quedarien establertes les condicions per la fractura social.

Tercera: el procés, de forma irresponsable, ha malmès les institucions de representació política. Ca la recuperació institucional dels agents polítics, empresarials i sindicals.

Quarta: cal fer possible la recuperació de l’activitat econòmica que és sustenta en certesa i seguretat institucional, que a dia d’avui les propostes independentistes no garanteixen.

Cinquena: recuperar els espais de concertació social i política  imprescindibles per assegurar una sortida de la crisis que sigui  inclusiva ,  que no deixi ningú pel camí. Una sortida que recuperi les eines de la concertació laboral, creí llocs de treball i redueixi les desigualtats i la precarietat.

El 14 de gener de 2013, el sociòleg alemany  Ulrich Beck  , en acabar una conferència a Barcelona  va ser  interpel·lat  en relació al procés de independència  a Catalunya. La resposta fou  un diagnòstic i una recomanació. Va qualificar el procés d’anacrònic ,  la creació d’Estats-Nació forma part del temps passat, i va  aconsellar no fer excessivament el ridícul. Hi arribarem a temps?

[1] http://economistasfrentealacrisis.com/economistas-frente-a-la-crisis-en-la-presentacion-del-libro-de-j-borrell-y-j-llorach/

[2] http://www.president.cat/pres_gov/president/ca/president-mas/discursos.html

[3] El País i La Vanguardia, 17 juny de 2014

[4] Anton Costas:”Eurozona como destrucción masiva”. El Pais. 25 octubre 2015

[5] Instituto Nacional de Estadistica: Datos de la Encuesta de Població Activa del tercer trimestre de 2015

[6] Francesc Valls. El País. 11 octubre 2015

[7] Diari ARA i Agencia EFE: 25 de octubre de 2011

[8] OCDE Halth Data 2012 i Fulls Economics 10: Servei Català de la Salut. Octubre 2011

[9] María Antonia Monés y Montserrat Colldeforns: “Economía catalana: un ‘proceso’ de alto riesgo”. El Pais de los Negocios, 20 setembre 2015.

[10] Tasa AROPE (Alt risk of poverty and exclusión) forma parte de la Estrategia Europa 2020. Mide el porcentaje de población situada debajo del umbral de la pobreza, en hogares con poca intensidad de trabajo y con privación material severa.

[11] UNICEF Catalunya: “Mesures contra la pobresa infantil: Prestació per families amb infants en situación de pobresa” . Felipe Campos: Informe Social 2014, Fundació Rafael Camplans.

[12] Informe ISOCAT per la millora de l’acció social. Nº6 novembre 2015.

[13] Resolución 577/X del Parlament de Catalunya sobre increment de la pobresa i les desigualtats. Butlleti Oficial del Parlament de Catalunya, número 284, 18 de març de 2014.

[14] Victor Hugo: “Los miserables”. Editorial Planeta, S.A.. 1993. Pàg. 333

[15] Milagros Pérez Oliva: “El derecho de los niños al ocio … y a crecer sin carencias”. El País. 21 novembrfe 2015.

 

About Economistas Frente a la Crisis

Asociación de Economistas Frente a la Crisis

7 Comments

  1. isidro moran el marzo 11, 2016 a las 7:19 am

    dice el autor:. «el gobierno de Artur Mas ha causado efectos devastadores sobre la desigualdad». Es curioso como, cada vez con más frecuencia el mal uso del castellano nos hace decir cosas opuestas a lo que realmente queremos decir. Aquí debió decirse «efectos devastadores sobre la igualdad» o sea que la igualdad sale muy perjudicada. Porque lo que se ha escrito es que sale perjudicada la desigualdad, o sea que mejora la igualdad, y obviamente eso no es lo que se quería transmitir.

    • Emili Ferrer el marzo 11, 2016 a las 1:22 pm

      Muchas gracias. En primer lugar por el comentario, y en segundo lugar por la lectura atenta. Es evidente que no leyó el artículo en diagonal.
      Salud
      Emili Ferrer

  2. XH el marzo 12, 2016 a las 10:33 am

    Vaya batiburrillo has soltado. Como crítica constructiva creo que el artículo es excesivamente largo y sobre todo mezclas continuamente churras con merinas.

    Voy a intentar desgranarlo, que no será fácil.

    Primero VIABILIDAD de una Catalunya independiente.

    Pues depende, tan mentira son los números que suelta el bando Unionista como el independentista, básicamente pq ambos hacen el cuento de la lechera respecto al mejor escenario posible según sus ideologías-objetivos.

    Lo cual es igual de absurdo como de tramposo. Ni es probable que una Catalunya independiente no sufriera ningún tipo de efectos negativos en su Balanza Comercial interna, como sugieren algunos economistas Pro. Ni es verdad que perdería el 100% de ese mercado, como sugieren los contrarios. Por suerte tenemos ejemplos en Chequia-Eslovaquia, los Países Bálticos-URSS, incluso las repúblicas Ex-Yugoslavas. Y en todas se produce un cierto retroceso, y en todas se mantiene en buena medida esa relación comercial.

    En parte pq no siempre es fácil buscar otro Cliente-Proveedor. En especial en bienes intermedios.

    En el tema de la UE, lo que esta claro es que a la primera que no le interesa una Catalunya fuera de la UE es a la UE. Bueno la primera es a la propia Catalunya, evidentemente. Y la segunda es a la propia España. Pero la tercera es al resto de países de la UE.

    Luego discutirlo políticamente es una cosa que no entro, pero económicamente el supuesto de que Catalunya se quedará fuera de la UE no tiene pies ni cabeza. Si no le interesa a nadie, para que va a darse?

    Y sí, siempre hay la posibilidad que la política se imponga a la racionalidad económica. Pero la racionalidad política tb es intentar antes que el hecho no se de, no lo del ojo por ojo del antiguo testamento que acaba con todos ciegos.

    Y más pobres.

    Segundo tema, la Financiación económica en general.

    El modelo de Financiación autonómica español tiene un enorme problema de base. Se mezclo la correcta financiación de las AAPP con un modelo de solidaridad interterritorial para intentar promover el desarrollo de la España «pobre».

    Error que seguimos pagando pq como tu artículo es mezclar churras con merinas.

    En ese sentido, a pesar de que los resultados no han sido mucho mejores(Pq la racionalidad de las inversiones no ha sido la mejor, AVE’s y demás mandangas, por cierto Keynesianas), la política de la UE de ayudas directas al desarrollo de esas regiones tenía mucho más sentido.

    Los valencianos, los catalanes, los baleares, los madrileños(Aunque los números de Madrid son muy tramposos por el efecto capital que los distorsiona enormemente), etc, no tienen ninguna culpa de que los extremeños, andaluces, Castellano-manchegos sean más pobres. Ni que los Aragoneses, Asturianos, etc estén muy envejecidos.

    El no separar la financiación de las políticas de equilibrio territorial ha tenido consecuencias devastadoras.

    Por no hablar de la Hipocresía tremenda de los partidos «constitucionalistas» que se niegan a solucionar este tema pero ni uno aboga por reformular desde 0 el cupo vasco-navarro que si es una vergüenza y una clara discriminación positiva de los ciudadanos vasco-navarros respecto del resto de los españoles.

    Arreglar eso ahora es casi imposible, pq supondría que algunas CCAA deberían tener una peor financiación que la actual. Si las que están subfinanciadas deben mejorar su situación actual.

    Tb hay que decir que en un país normal, Catalunya, Valencia, Baleares, incluso Madrid-Murcia, hubieran unido fuerzas para buscar un acuerdo muy distinto. No ahora, sino hace 25 años.

    Lo cual demuestra por igual la incapacidad de los catalanes para tener aliados internos, incluso cuando el beneficio es claramente mutuo. Como el peso irracional del anticatalanismo en buena parte de la sociedad española.

    Después cuando pones ejemplos de otros países, remarcas un problema que es real. Que esta relacionado, pero que no es exactamente el mismo.

    La tendencia de la Economía a establecer clusters geográficos-regionales(Economías de Escala, formación de los trabajadores, conexión con otros clusters o emplazamientos geográficos privilegiados, etc) y por tanto la incapacidad real una distribución de la Riqueza geográficamente.

    La realidad es muy tozuda. Y Connecticut tiene más del doble de Renta per Capita que Mississippi. Y Londres que el Noreste de Inglaterra. Y Ile de France que Auvernia. Y Lombardia-Veneto que Calabria-Campania-Sicilia. Y Eslovenia que Macedonia. Y Baviera que Sajonia. E incluso el Sur de Suecia con Laponia.

    Luego el problema en España no es la excepción. Es más bien la regla.

    Una regla que además se ha ido repitiendo a lo largo de toda la Historia. Siempre ha habido regiones ricas(En las ricas antes los pobres eran igual de pobres, sólo que había muchos más ricos) y regiones pobres.

    Como se arreglaba eso, pues con Malthus(Menos natalidad) y con migraciones internas.

    Como parece que esto no es algo asumible en el S,XXI en países supuestamente avanzados, pues estamos como estamos.

    El subsidio permanente tampoco parece una buena solución. No tiene más resultado que el pan para hoy y hambre para mañana. Encima la globalización aún agrava el problema. Si cargas el peso de la solidaridad de la España pobre, en la España rica(En realidad menos pobre), lo único que haces es quitarle capacidad de competir. Y eso hace que se empobrezca y a la vez mengue su capacidad para ser solidario.

    Si tuviera solución a eso me darían el Nobel de Economía. Diría que igual que los ciclos económicos no tienen solución(Sólo el parche del Keynesianismo y políticas monetarias-fiscales racionales). Las diferencias regionales tampoco la tienes, excepto políticas de desarrollo específicas, pero con fines concretos muy sectoriales, no subsidios globales.

    Y finalmente acabamos con el mantra que nunca puede faltar de la Austeridad-Políticas sociales-neoliberalismo y tal.

    Oigan, no pq lo repitan 100 mil veces va a convertirse alguna vez en verdad. Si un país incrementa su población en un 20% en 15 años. La inmensa mayoría de ellos, pobres. Y financia sus políticas públicas básicamente con el incremento de ingresos que le provoca una burbuja económica(En nuestro caso la inmobiliaria, que llego a suponer el 30% de los ingresos de las AAPP).

    Es de Perogrullo que cuando pinche la burbuja vas a tener un problema irresoluble, para mantener las políticas sociales que tenías antes. Por un lado las necesidades se te han disparado, por otro los ingresos te han caído en picado.

    Y no, el Keynesianismo no resuelve eso, pq no es un problema coyuntural, es un problema estructural. Jamás vas a volver a tener esos ingresos. Y en buena parte vas a seguir teniendo ese incremento de los gastos.

    Que solución hay? Pues como en el tema del reparto geográfico de la riqueza. No hay solución.

    No siempre la economía tiene solución para todo, como tampoco los médicos pueden salvar a todo el mundo, ni los abogados consiguen que todos sean declarados inocentes.

    La diferencia, es que aquí si había una forma sencilla de evitar esta situación. No haber caído en la trampa de la burbuja inmobiliaria, que era evidente hasta para un estudiante de primero de económicas, que era pan para hoy, y mucha hambre para mañana.

    Siento el tocho, pero es que no había forma más sintética de responder a tu artículo(Al menos yo no sé encontrarla)

  3. XH el marzo 12, 2016 a las 12:33 pm

    Por cierto en cuanto al cálculo de los Déficits Fiscales.

    Tan tramposo(O más),es el cálculo coste-beneficio que hace Lafuente y cia, que el calculo Flujo monetario.

    En realidad el riguroso sería establecer un modelo econométrico en donde se replantearan todas las variables del nuevo estado independiente. Como eso es imposible, por la complejidad del modelo y por las enormes incertezas sobre algunas de las variables a considerar sino sabemos como quedaría ese «nuevo estado», nos quedamos con las herramientas que tenemos.

    Ahora bien, el Flujo Monetario no considera el coste que debería asumirse en algunos «servicios» que actualmente se prestan desde fuera de Catalunya. Cierto. Al mismo tiempo que no recalcula la recaudación del «efecto sede».

    Pero no es menos cierto, que tiene una gran virtud, es objetivo(Que no implica que sea el más cercano a la realidad, sino el menos «interpretable»).

    Pq? Pues pq el modelo de Coste-Beneficio establece que lo que en teoría es para el beneficio de todos los españoles, lo han de pagar todos los españoles, independientemente de donde este emplazado.

    Que un neokenesiano como tu sostenga eso, manda webos.

    Primero es muy discutible que algo que es para todos, necesariamente beneficie igual a todos. Bueno, no es que sea muy discutible, es que no es cierto. Al menos económicamente.

    Pongamos 3 ejemplos que los entenderá cualquiera.

    Museo del Prado, Academia Militar de Zaragoza, Ministerio de Educación.

    Museo del Prado, es de ámbito estatal, por lo tanto lo hemos de pagar entre todos los españoles.

    Bueno, si. O no. Pq no todos los españoles se benefician igual. En primer lugar los habitantes de Madrid tienen un acceso muchísimo más simple-barato, que los de Canarias. Luego lo normal es que contribuyeran más que los canarios a su sostenimiento.

    Pero es que además tienen muchas más opciones de trabajar en él, o de trabajar para él, o de beneficiarse de los turistas-visitantes que van al Prado.

    Luego el paradigma Lafuentiano de que el coste del museo del Prado ha de dividirse entre todos los españoles, desde el punto de vista de la intención de las balanzas fiscales, que no es otro que la terroteriliazicación de ingresos y gastos. No, ni de coña.

    Academia Militar de Zaragoza. Esto si es claro que beneficia igual a todos los españoles, no? No deja de ser mayoritariamente un coste, pero el beneficio de la defensa de la patria si es supuestamente igualitario territorialmente.

    Sin entrar si no es lo mismo para los ceutíes que para los castellano-leoneses, pq entonces no habría sistemas fiscales posibles, lo que si es discutible es el beneficio «económico» de esa academia militar.

    Primero es más fácil para un zaragozano-aragonés acceder a la academia que para un canario. Por razones obvias. Luego tiene una oportunidad laboral más sencilla.

    Pero en segundo lugar, resulta que el impacto económico de la Academia militar, que lo tiene y mucho, tampoco se distribuye equitativamente por toda España. Es mucho mayor en Zaragoza, que en Pontevedra, por mucho que pueda haber una Empresa de Pontevedra que les venda marisco por navidad.

    Ministerio de Educación. Si es discutible su utilidad una vez transferidas casi todas las competencias, o bien a CCAA, Ayuntamientos, Universidades e incluso a la UE, por tanto su coste bastante inútil deberíamos repercutirlo entre todos.

    Volvamos a los beneficios, no tiene igualdad de oportunidades-acceso un madrileño, que un jerezano. Los proveedores serán mayoritariamente madrileños, o al menos efectuaran sus trabajos mayoritariamente en Madrid. Los sueldos se cobrarán-gastarán en Madrid, etc.

    Es decir, que si se quisiera realizar el Coste-Beneficio, pero de forma realmente territorializada, no deberíamos coger los Gastos Generales del Estado y repartirlos simplemente en función del PIB, de la Población o de cualquier ratio que se considerara apropiado.

    Sino que antes debería atribuirse a estos gastos, la capacidad «territorial» de generar riqueza. Y por tanto neutralizarlos, y repartir sólo el Gasto Neto, no el total.

    Eso, es obvio que es algo muy complicado de hacer(Por no decir imposible con todos y cada uno de los gastos generales de un Estado).

    Pero lo que es tramposo es señalar las inexactitudes-deficiencias del Flujo Monetario y obviar las deficiencias-inexactitudes del Coste-Beneficio.

    P.e., con respecto a Madrid cualquier número que se de con el Coste-Beneficio es simplemente falso. Pq el peso de la Administración General del Estado, Empresas Organismo Públicos, por no hablar de la capitalidad(Que provoca que miles de millones en Inversiones privadas vayan allí simplemente pq es la capital. He irían a Cuenca, si la capital fuese cuenca), hacen que los números sean falsísimos(He inchadísimos).

    De igual manera(En realidad no tanto), el peso de la Administración Gral del Estado, Organismo estatales y demás en Catalunya es mínimo. Con diferencia donde menos a nivel de PIB-Población. Luego el Coste-Beneficio tb es falso en nuestro caso, pq dado que apenas nos beneficiamos de los «ingresos» que provocan esos gastos, tb deberían ser los que menos contribuyéramos a pagarlos.

    Repito, eso es una análisis puramente económico, no ideológico. Son hechos, no opiniones.

  4. XH el marzo 12, 2016 a las 9:35 pm

    Siguiendo con el tema déficit hay varias cosas adicionales a aclarar.

    Compara diferentes déficits fiscales territorializados en diferentes países. Y los compara con los españoles.

    Primero el que tiene el mayor déficit fiscal en España, es con mucha diferencia Baleares. Y el déficit fiscal Balear es mayor que cualquiera de las regiones que explicita. Pasa con mucho del 10% del PIB de Baleares. % que no tiene parangón en el Mundo.

    Con el agravante que ni es de lejos la Región más rica, ni se tiene en cuenta su insularidad(Como si se tiene en cuenta con Canarios o de otra forma con Ceuta-Melilla).

    Segundo, tiene poco sentido(En realidad ninguno), comparar déficits fiscales territoriales de diferentes países, si no nos atenemos al mismo régimen fiscal. Es un error que se comete habitualmente, pero esperaba que no lo hiciera un Economista. El hecho que un país tenga un sistema de tasas, copagos, o no lo tenga, el que tenga deducciones o subsidios directos, etc, etc, hace que las comparaciones entre los ratios de diferentes sistemas fiscales puedan ser muy engañosas.

    Siempre hay que comparar peras con peras y manzanas con manzanas, y no hay 2 regímenes fiscales iguales como para poder establecer esas comparaciones.

    Pero es que encima como ejemplo saca a Bélgica(Y encima mal, pq el que tiene el déficit fiscal es Flandes no Valonia), Italia, Canada o incluso USA.

    Como si en esos países no hubieran tensiones territoriales importantes. Y si aceptarán los déficits fiscales como un castigo del señor que han de soportar cuando en varios de ellos las tensiones internas tienen en buena medida su origen o al menos un acelerante en esos déficits fiscales.

    Que una cosa es que eso se acepte en Suecia, que son ricos y los lapones más bien poquitos. Y otra tener déficits fiscales permanentes y muy altos como tienen Flandes con Valonia, El Norte de Italia con el Sur de Italia, el Este y el Pacifico de los USA con el Sur y el Medio Oeste USA, o el Mediterraneo español con el centro-sur de España.

    La problemática, que como dicho tiene que ver con como solucionamos los desequilibrios territoriales internos, no se puede solucionar con subsidios permanentes.

    Ni ayudamos a esas regiones a crear riqueza(Hay decenas de ejemplos de como esas diferencias se han enquistado e incluso aumentado a pesar de esas transferencias internas). Ni es sostenible en un mundo globalizado. En un mundo más autárquico cada país podía permitirse el lujo de repartir la riqueza como le plazca. Pero ahora si son las regiones más competitivas aquellas que han de soportar el peso de falta de competitividad de sus convecinos, puede que todos acaben cayendo en el pelotón de los torpes.

    En el fondo es algo que pasa a todos los niveles. A nivel de la Catalunya interior, a nivel español, y a nivel europeo(Centro-Norte, Periferia del Sur).

    Por último cuando habla en Catalunya de Sanidad-Educación y de su «privatización», se le olvida el detallito(Que raro), de señalar que si no hubiera sido pq Catalunya tiene un alto nivel de privatización en ambos sectores los recortes hubieran tenido efectos devastadores en el nivel de los servicios prestados.

    En plata que un niño escolarizado en una escuela concertada, o un paciente con seguro medico privado, le sale muchísimo más barato al Estado-Generalitat que aquellos que van a la escuela-sanidad pública.

    Es otra vez hacerse trampas al solitario pensar que si no se transfirieran recursos públicos a la Sanidad Privada y a la Escuela concertada, las personas que utilizan esos servicios los utilizarían igual, pagarían mucho más de lo que pagan ahora y seguirían sin usar la Escuela Pública o la Sanidad Pública.

    En realidad pasaría lo que pasa en otras regiones de España con poco peso de la Sanidad privada, educación concertada. Que el coste de la Sanidad y Educación por habitante es mucho mayor. Y no necesariamente el servicio es mejor, simplemente lo usan más pq no hay otra alternativa.

    Y eso no es una valoración ideologíca sobre la sanidad pública-privada o la escuela pública-privada. Es simplemente un dato objetivo, el coste, si es 100% público, es mayor. Coste que hoy por hoy, en Catalunya no hay recursos para pagar, por cierto.

  5. XH el marzo 15, 2016 a las 11:34 am

    No voy a ser yo por cierto el que defienda a Mas y a CiU.(Como no voy a defender a Rajoy-PP)

    Pero es que lo de Mas-CiU, es lo del gobierno español del PP post-ZP multiplicado por 10.

    Quiere hacer el favor de poner el déficit público de la Generalitat en los últimos años del Govern Tripartit?

    Y ahora dígame como narices era posible continuar en esa senda. Es más si como dice a pesar de los recortes brutales, se ha ido incrementando la Deuda de forma muy importante, donde estaríamos si no se hubieran hecho esos recortes.

    Si a pesar de empezar Mas antes de hora, el gobierno del PP obligo a recortar a un ritmo descomunal, que no se hubiera tenido que recortar «de golpe», de no haber empezado Mas-CiU el proceso de recortes?

    Es que no se puede tener la desvergüenza de sostener una cosa y la contraria. Si critica a Mas por los recortes, no puede aducir a que la deuda ha aumentado mucho, pq más lo hubiera hecho sin ellos, no?

    Me olvidaba de las maravillas del multiplicador Keynesiano que lo soluciona todo.

    Y pq no funciono con ZP en España y con el Tripartit en Catalunya? Hasta cuanto había que seguir probando a ver si con déficit desbocado la Economía se reactivaba. Grecia era el ejemplo a seguir, no Irlanda(Un país que tb tuvo una crisis tan brutal como la nuestra y que casi ha recuperado el nivel pre-2008).

  6. XH el marzo 15, 2016 a las 11:52 am

    Y finalmente sus conclusiones.

    Critica el que vendan motos y usted después de hacer una análisis supuestamente económico(Con más agujeros que un Gruyere), acaba con unas conclusiones que son cualquier cosa, menos económicas.

    Eso no es hacer exactamente lo que Ud critica?

    En cuanto a las mismas, pues incluso podría estar de acuerdo con algunas de ellas, pero volvamos al punto de inicio.

    No es viable un proceso de Independencia sin el acuerdo con España-UE(Que es evidente).

    Pero si lo es un cambio del modelo territorial español cuando se necesitan 2/3 del parlamento y tienes a casi la mitad del Parlamento y la mayoría absoluta del Senado que si optan por un cambio territorial sería más a la recentralización.

    De verdad se puede decir que es más sensato confiar en ese cambio? No fue el Estatut de Catalunya y el proceso posterior una demostración bastante evidente de que ese camino estaba sellado a cal y canto?

    Lo de la fractura social manda webos. Alguien que vive en Catalunya no puede seguir manteniendo esa patraña y mirarse al espejo. El 80% de la sociedad catalana quiere el referéndum. El 80%, lo cual deja claro que de fractura social nada, la mayoría parece que es suficientemente madura para aceptar el resultado que saliera del mismo, cualesquiera que sea su posición al respecto.

    Por otra parte, cuando los independentistas no tenían opción a poner en práctica su ideología y estaban fustrados y atrapados en un Estado en el que no deseaban estar, entonces había o no había fractura social?

    Es que es de una desvergüenza democrática sostener lo de la fractura social, cuando parece que la situación actual en la que buena parte de la sociedad catalana esta incómoda, eso no es fractura social. Si lo estuviera la otra parte, si.

    En fin, doble rasero y tal.

    Con los últimos 3 puntos podría estar de acuerdo, pero claro me parece tramposo que responsabilice sólo a una parte del desaguisado. Si se hubiera puesto de acuerdo como en Quebec o en Escocia, mucho mejor. Pero claro eso depende bastante más de la voluntad de los gobiernos centrales de esos países que no de los regionales.

    En cuanto a la reflexión de Beck, pues si pero no. Estoy de acuerdo con intentar no hacer el ridículo(Y se ha hecho demasiadas veces en el famos procès).

    En lo que estoy menos de acuerdo es en su análisis sobre los Estados-nación. Diría que Europa es un problema más por los grandes estados nación que por los pequeños(Que tb, pero pq les dan pistas de como comportarse).

    Alemania, Francia, Uk, Italia, España, Polonia, los grandes países de la UE están más preocupados en el que hay de lo suyo que en como nos va a todos en conjunto. Igual si no hubiera Estados nación tan grandes-poderosos que pudieran imponer sus criterios, habría que «pactar» políticas que nos fuesen bien a la mayoría y no sólo a ellos.

    El mundo es demasiado pequeño para los Estados-Nación y estos son demasiado grandes-lejanos para sus ciudadanos.

    El Estado-Nación por excelencia es Francia. Y no es que en los últimos años les vaya muy bien. Más bien diría que están más cerca de irse al garete como sociedad-país modelo de convivencia,
    que de lo contrario.

    Por contra los que mejor resisten son los pequeños países.

Deja un comentario





Share
Share
Scroll To Top

Necesitamos su aprobación al uso de cookies para mostrar vídeos, compartir en redes sociales y hacer estadísticas web. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar