El centro de gravedad político pasa por la Comunidad de Madrid


  El 4 de mayo de 2021 los ciudadanos residentes en la Comunidad de Madrid  podrán votar  para decidir la composición de la Asamblea de dicha Comunidad. Los confinamientos derivados de la lucha contra la pandemia de Covid 19 han afectado seriamente a los niveles de actividad y de empleo de esta autonomía. La política a seguir para superar la incidencia de la pandemia debe tender a mantener un mayor equilibrio territorial y también a reforzar  los bajos niveles relativos de servicios sociales, entre los que destaca la educación, la sanidad y el acceso a la vivienda.

 En la Comunidad de Madrid había 6,8 millones de habitantes a 1º de julio de 2020.  Dicha población se sitúa sobre una extensión de 8.028 kilómetros cuadrados, el 1,6% de la superficie de España. La Comunidad de Madrid solo es más extensa que las autonomías del País Vasco, Baleares, Canarias y Rioja. La fuerte concentración humana implica una alta densidad de población, unos 842 habitantes por kilómetro cuadrado en 2020, casi nueve veces superior a la de España (94 habitantes/km2). La Comunidad de Madrid es la tercera autonomía de España en población, detrás de Andalucía y Cataluña.

 Sobre el 1,6% de su superficie vive el 14,2% de la población de España. Por otra parte, más de la mitad de la población de la Comunidad de Madrid reside en municipios diferentes al de la capital, en un territorio más bien reducido. Dicha circunstancia acentúa la trascendencia de la política que debería desarrollarse desde la institución autonómica, en especial en materia de gobierno del territorio. Dicha política territorial es competencia exclusiva de la autonomía madrileña, aunque en los últimos años no parece existir una política que merezca esa denominación, aunque todo apunta a que la Comunidad de Madrid requiere de un plan de estrategia territorial.

La Comunidad de Madrid en la economía española

   De acuerdo con la última estimación de la Contabilidad Regional del INE, en la Comunidad de Madrid el PIB por habitante de Madrid (35.913 euros) superó a la media de España en un 35,9% en dicho ejercicio. En 2019, con un PIB de 240.130 millones de euros, la Comunidad de Madrid supuso el 19,3% del PIB de España, la mayor aportación al total nacional, superior a la de Cataluña (19,0%), que es la autonomía que viene a continuación. Desde 2018 Madrid ocupa el primer puesto en cuanto a nivel absoluto del PIB en las estimaciones del INE sobre Contabilidad Regional de España

  En cuanto a la composición del PIB en 2019, en Madrid destaca el mayor peso de los servicios (86,2% del PIB) que en el conjunto de España (77,1%). Dicha diferencia se concentra en los servicios destinados a la venta, entre los que destaca la fuerte diferencia a favor de Madrid de actividades como Información y Comunicaciones, Actividades profesionales y Administrativas, Actividades Financieras y Seguros, actividades, en general, de alto valor añadido cuyo peso es significativamente mayor en Madrid que en España. En cuanto a los servicios no destinados a la venta, básicamente administraciones públicas, el peso de los mismos es inferior en Madrid (13,7%) que en España (16,3%). Este último dato indica que el nivel de prestaciones sociales gestionadas desde la autonomía de Madrid es inferior al de la media de España

  El sector industrial de Madrid (excluida la construcción) supone la segunda concentración de empresas de este sector de actividad en España, después de -Cataluña. Dicha concentración persiste a pesar de que el intenso crecimiento inmobiliario de los últimos años ha expulsado a numerosas empresas industriales de Madrid, especialmente hacia la autonomía de Castilla-La Mancha. El peso de la industria en el PIB de Madrid, el 9,0%, queda lejos del 14,3% de la media de España. Dicha participación de la industria es solo superior a la de las Islas Canarias y Baleares.

  Una autonomía con un difícil acceso a la vivienda

 Según la Encuesta Continua de Hogares del INE, el número de hogares ascendió en Madrid a 2.612.600 en 2019, el 14% de España, detrás de Cataluña y Andalucía. Entre 2013, primer año en el que se realizó dicha encuesta, y 2019, el aumento acumulado del número de hogares en Madrid fue el 4,6%. Dicho aumento solo fue superado por Canarias (5,5%) y se le aproximó Baleares (4,4%). Esta última comparación revela que en la etapa de recuperación experimentada entre 2014 y 2019, el crecimiento de los hogares en Madrid estuvo en línea con el de las autonomías en las que dicha recuperación fue más intensa en España, cuya recuperación se apoyó en el importante crecimiento de las actividades relacionadas con el turismo. Entre 2014 y 2019 la variación media anual neta del número de hogares en Madrid fue de cerca de 19.300 nuevos hogares netos, el 28,3% de la variación de España. 

 La Comunidad de Madrid tenía en a 31 de diciembre de 2019, según estimación del Ministerio de Fomento, un total de 3.011.081 viviendas familiares, por debajo de Andalucía, Cataluña y Valencia. En dicha fecha, la proporción de viviendas familiares no principales (secundarias y vacías) en la Comunidad de Madrid era la más baja de España (9,6%, frente a un total nacional del 25%). Esta situación revela una mayor presión de la demanda de viviendas sobre el parque de viviendas destinado a vivienda habitual en la Comunidad de Madrid.

   En la Comunidad de Madrid destaca el elevado valor de los inmuebles. Después de la fuerte recesión inmobiliaria transcurrida en España entre 2008 y 2013, la recuperación del mercado de vivienda fue significativa hasta 2019, destacando Madrid por la mayor intensidad de dicha recuperación.  El precio medio de tasación de España en el último trimestre de 2020 ascendía a 1.622,3 euros/m2, mientras que en la Comunidad de Madrid el precio medio se elevó a 2.574 euros/m2, un 58,7% por encima de la media de España.

El crecimiento de los alquileres en la etapa de recuperación del mercado de vivienda entre 2014 y 2019 fue espectacular. Así, en febrero de 2021, según el portal inmobiliario Idealista, tras el descenso registrado en 2020 por la caída de la demanda derivada de la pandemia, el precio medio del alquiler en la Comunidad de Madrid se situó en 13,9 euros/m2-mes, el mayor entre las autonomías y un 28,7% superior al alquiler medio de España, 10,8 euros/m2-mes. La baja calidad de los empleos creados después de 2013 ha desviado la demanda de vivienda hacia el alquiler privado. La ausencia de un parque de viviendas sociales de alquiler se deja sentir en la Comunidad de Madrid, donde el conjunto de viviendas de dichas características asciende a solo 20.693 viviendas, el 0,7% del total de viviendas principales (9,3% en la Unión Europea), según la estimación del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. La venta en la segunda década del presente siglo a fondos de inversión de los parques de vivienda pública, del gobierno autónomo y de la alcaldía de Madrid, ha acentuado más la carencia de un parque de viviendas sociales de alquiler.

  La diferencia al alza del esfuerzo preciso para acceder a una vivienda entre Madrid y el resto de España, acentuada en la etapa de recuperación posterior a 2013, tiene carácter crónico.  Acceder a una vivienda en Madrid, tanto en propiedad como en alquiler, resulta muy problemático para un hogar joven de nueva creación.

  Según la Encuesta de Condiciones de Vida del INE, el ingreso medio anual por persona ascendió a 14.199 euros en 2019, casi un 22% superior al nivel medio de España, aunque le superó el País Vasco en el nivel de dicha variable. La tasa de riesgo de pobreza afectó en 2019 al 19% de los hogares de Madrid, proporción inferior a la media de España (25,3%) pero muy superior a la de la autonomía en la que dicho riesgo de pobreza es menor, que es Navarra (11,7%).

  En cuanto a los problemas de los hogares, Madrid supera a la media de España en intensidad del problema de “ruidos por vecinos” (18,6% de los hogares), “contaminación y problemas ambientales” (19,1%) y “delincuencia y vandalismo” (19%).Un 30,9% de los hogares de Madrid  carece de recursos para hacer frente a imprevistos.

  En la Comunidad de Madrid la presión fiscal es inferior a la media de España en el apartado correspondiente a los impuestos cedidos. Destaca el tipo impositivo aplicado en el tramo cedido del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, el menor de las 17 comunidades autónomas. El Impuesto sobre el Patrimonio no se recauda en esta autonomía y los tipos impositivos de los impuestos de sucesiones y donaciones están entre los más reducidos. 

 La nueva ley del suelo de la Comunidad de Madrid, aprobada en 2020, pretende acelerar los procesos de desarrollo inmobiliario. Dicha norma puede   favorecer un urbanismo disperso, llenando más el territorio rustico de enclaves edificados.  La nueva norma permite hacer derribos con una simple comunicación, y también efectuar cambios de uso de la vivienda sin necesidad de solicitarlo.

   La situación económica de Madrid no justifica que la recuperación post-pandemia descanse sobre todo en el sector de la construcción residencial, como con frecuencia se insiste desde el gobierno de la Comunidad de Madrid y desde la alcaldía de Madrid-capital. Lo que es preciso en este caso es la creación de un parque de viviendas sociales de alquiler superior a las 100.000 viviendas, aunque la creación del mismo requiere un periodo de tiempo significativo, pero que no por ello debe de dejar de crearse.  Esta autonomía depende en gran parte de los servicios de mercado y ha perdido importantes enclaves industriales.

  Las características de los desarrollos inmobiliarios que se pretende impulsar son de unas características que no aumentarán el número de viviendas asequibles y no abaratarán la vivienda. Nada indica que en la actual política urbanística de la Comunidad de Madrid se pretenda incrementar el casi inexistente parque de viviendas sociales de alquiler en la Comunidad de Madrid. La incidencia de la pandemia está resultando ser muy acusada en la Comunidad de Madrid.

Las diferentes encuestas del INE revelan la presencia de una creciente desigualdad en los niveles de renta disponible de los hogares de esta autonomía. El discurso político del actual gobierno de Madrid exalta las libertades de las que disfrutan los hogares con mayor nivel de ingresos El gobierno que resulte de las elecciones convocadas para mayo de 2021 tendrá, pues, abundantes problemas que atender, todos ellos acrecentados tras el largo periodo de pandemia, sobre todo los derivados de la baja calidad de determinados servicios públicos. 

Una versión de este artículo se publicó en la revista semanal El Siglo de Europa

 

 

 

 

 

 


About Julio Rodríguez Lopez

Doctor en Ciencias Económicas, Estadístico Facultativo y Miembro de Economistas Frente a la Crisis, es Vocal del Consejo Superior de Estadística. Ha sido Vocal, hasta su desaparición, del Consejo Económico y Social de la Comunidad de Madrid, expresidente del Banco Hipotecario y de Caja Granada.

Deja un comentario