Una nueva Política Económica para un nuevo ciclo político

Share

Por Economistas Frente a la Crisis EFC

La Junta Directiva de Economistas Frente a la Crisis ha considerado oportuno elaborar un documento que recoja sus posiciones sobre la política económica que –en el nuevo ciclo político que abrirá el 20D- España necesitaría para una salida progresista de la crisis.

El contenido de este documento es el resultado de un largo proceso de análisis, discusiones y reflexiones que se ha ido desarrollando en el seno de Economistas Frente a la Crisis desde que apareciera en 2011, primero como plataforma informal, y después, con más intensidad, desde 2013 en que se constituyó como asociación. Estas posiciones, que son el resultado de la riqueza que suministra el pluralismo -no obstante la sintonía de fondo que predomina entre sus miembros asociados – han ido quedando plasmadas en diferentes manifiestos o documentos colectivos y en los artículos –más de 800- que sus asociados  y colaboradores han publicado en este mismo blog. Ahora, pensando en los resultados de estas elecciones –trascendentales- y en el día después, vertimos, en un documento único, la síntesis de las reflexiones que nos han traído hasta aquí:

.

Una nueva política económica para un nuevo ciclo político

La legislatura que ahora termina ha sido una de las más nefastas para España en materia de política económica. La apuesta por la austeridad, el ajuste fiscal y la devaluación salarial no sólo no ha conseguido corregir los importantes desequilibrios de la economía española sino que los ha ahondado en muchos de sus términos: hoy España es un país con una deuda pública que ronda el 100% del PIB, el déficit público combinado de la Administración General del Estado y de la Seguridad Social es superior al de 2011, los salarios reales se han reducido, se ha incrementado la desigualdad y la pobreza, y el nivel de empleo es inferior al del inicio de la legislatura, aderezado con un menor grado de protección de los desempleados, y una mayor precariedad en los nuevos contratos que, a bombo y platillo, se anuncian como el único logro de la legislatura. Aunque crecemos, hemos perdido una importante distancia en relación con la renta per cápita media de la Eurozona, y el crecimiento potencial de nuestra economía se encuentra en la mitad del calculado antes de la crisis. Sí, ha sido una legislatura para no olvidar, para analizar en todos y cada uno de sus errores y no volver a repetir.

Economistas Frente a la Crisis surgió en 2011 para denunciar con rotundidad lo erróneo de las recetas económicas que se querían aplicar. Lamentablemente, el devenir de los años nos ha cargado de razones, y uno tras otro las instancias internacionales como el Fondo Monetario Internacional o la OCDE han venido reconociendo sus errores en materia de ajuste fiscal, desigualdad social y devaluación salarial. Los han reconocido las instancias internacionales pero no así la Unión Europea, que persiste en su estrategia –pese a los tímidos intentos de flexibilización puestos en marcha en 2015- y particularmente el gobierno de España, que no ha cejado en su empeño de convencernos de las bondades de su errónea orientación económica.

Nos encontramos ahora ante la apertura de un nuevo ciclo político, un nuevo ciclo que debe servir de oportunidad para realizar un giro sustantivo en nuestra política económica. Un giro que debe llevar a un crecimiento sostenible con empleo de calidad. Para ello, Economistas Frente a la Crisis quiere contribuir con sus aportaciones para la construcción de una nueva política económica, centrada en el crecimiento sostenible y robusto, la creación de empleo con derechos y de calidad, y la recuperación de la protección y la cohesión social.

Son varias las líneas que dibujamos para lograr este objetivo. Apostamos por recuperar una economía con trasfondo ético, que sea factor de promoción del desarrollo social y democrático, que reconozca la necesidad de situar la sostenibilidad ambiental en el centro de la política económica, y que esté decididamente orientada al crecimiento y al empleo.

Para ello abogamos por recuperar el papel del sector público como impulsor de las inversiones necesarias para lograr el cambio productivo, defendemos la derogación de la última reforma laboral y el establecimiento de un nuevo marco de relaciones laborales, recuperar las políticas del estado social, particularmente la educación y la sanidad, defender el sistema público de pensiones y realizar una reforma fiscal progresista que permita una verdadera suficiencia de ingresos para el Estado, así como la recuperación de las políticas de redistribución de la renta.

Defendemos una política industrial activa que refuerce el papel del sector industrial en nuestra economía, con una importante reforma del sector energético y la recuperación de la independencia y el prestigio de las instituciones reguladoras, que tanto han sufrido durante la última legislatura. Apoyamos el incremento en la inversión en I+D+i, el impulso de una nueva cultura del territorio y de la ordenación urbana, el mantenimiento de una banca pública de inversiones, y la reforma de la gobernanza empresarial.

Se equivocan quienes, desde sus púlpitos administrativos, académicos o mediáticos, quieren seguir insistiendo en una estrategia empobrecedora de nuestra economía y nuestra sociedad. Desde Economistas Frente a la Crisis creemos que se dan las condiciones –necesarias y suficientes- para iniciar un gran proceso de diálogo social que lleve a un cambio estratégico en las orientaciones de nuestra política económica. Estos últimos años han sido años no perdidos, sino en franco retroceso en la senda del progreso social y económico. Urge actuar, con determinación y audacia, para situar a España en la senda de la prosperidad, la justicia social y las libertades. A ello queremos contribuir desde Economistas Frente a la Crisis, con este documento, síntesis de las reflexiones que desde que hicimos acto de presencia en el debate público, hemos ido planteando:

Para consultar o leer el documento de Economistas Frente a la Crisis, pincha aquí.

Llévatelo también en PDF.

8 Comments

  1. Estoy basicamente de acuerdo estas propuestas, aunque hay un punto que conviene discutir y es el que se refiere a las jubilaciones anticipadas. Creo que es bueno poner los máximos inconvenientes posibles a a su utilización, para no sobrecargar las prestaciones públicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *